Hidroeléctrica de Itaipú resiente los efectos de la sequía

·2  min de lectura
El Puente de la Amistad sobre el río Paraná, en la frontera entre Brasil, a la derecha, y Paraguay, el miércoles 13 de octubre de 2021. (AP Foto/Emilio Sanabria)

HERNANDARIAS, Paraguay (AP) — La gigantesca presa hidroeléctrica de Itaipú, ubicada sobre el río Paraná en la frontera entre Brasil y Paraguay, resiente los efectos de la peor sequía en nueve décadas.

En ocasiones descrita como una de las siete maravillas del mundo moderno, la ribera de Itaipú, usualmente verde y frondosa, ha quedado rocosa y yerma.

Según el sitio web de Itaipú, 2020 fue uno de los años más secos en la historia de la planta, y su producción alcanzó su nivel más bajo desde 1994, una década después de su inauguración y cuando tenía menor capacidad que en la actualidad.

La producción de este año será incluso menor, por alrededor de un 15%, dijo Hugo Zárate, superintendente de la planta.

Es una noticia devastadora para un país donde la generación hidroeléctrica representa alrededor de dos terceras partes de su capacidad instalada, y los expertos advierten la posibilidad de fallas en el servicio eléctrico en los próximos meses.

El presidente Jair Bolsonaro señaló el mes pasado que las presas hidroeléctricas estaban “al límite del límite”, e hizo un llamado a los brasileños para que apaguen luces, tomen duchas frías y dejen de utilizar los ascensores en la medida de lo posible.

Los legisladores incluso discutieron la posibilidad de retomar el horario de verano.

Los cultivos se han marchitado mientras los precios de la luz y los alimentos se disparan. Zárate resaltó que la falta de lluvia afecta la navegación, la pesca y el turismo.

El río Paraná, que alimenta a la planta de Itaipú, es una de las principales vías de navegación comercial en Sudamérica, y pasa por Brasil, Paraguay y Argentina. Ha alcanzado su nivel más bajo en casi 80 años. Las embarcaciones han tenido que reducir su tonelaje para poder seguir navegando.

El descenso en los niveles del agua es parte de los ciclos naturales. Pero los expertos han advertido que la actividad humana está afectando los patrones climáticos en todo el mundo, lo que ha causado que los eventos extremos como inundaciones y sequías sean más frecuentes.

Un estudio reciente reveló que Brasil, el país con más recursos de agua dulce en el mundo, ha perdido el 15% de su superficie de agua desde 1991.

___

Jeantet reportó desde Río de Janeiro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.