En Hidalgo y Puebla se suman a cacerolazo

·1  min de lectura

PACHUCA, Hgo., enero 14 (EL UNIVERSAL).- En el centro del país, por lo menos dos entidades, Hidalgo y Puebla, realizaron el llamado cacerolazo y se sumaron a la iniciativa #AbrirOMorir, encabezada por restauranteros, cocineros y meseros, quienes, ante el cierre de sus negocios por la pandemia de Covid-19, buscan reactivar el servicio en mesa.

En Pachuca, Hidalgo, por segundo día consecutivo, trabajadores y dueños de restaurantes realizaron un cacerolazo para exigir la reapertura de sus negocios. Con pancartas en las que plasmaron frases como "Queremos trabajar, abrimos o morimos" y cacerola en mano, pidieron a las autoridades que les permitan laborar o, de lo contrario, ellos lo harán por su cuenta.

Este sector mantiene su inconformidad por el cierre de sus negocios, decretado por el gobierno del estado ante la pandemia. Hidalgo, Pachuca y 32 municipios más se encuentran en semáforo rojo, por lo cual los restaurantes tienen la medida de cerrar a comensales y sólo se permite el servicio para llevar y hasta las 6:00 de la tarde.

Ante estas condiciones, los restauranteros han propuesto la apertura con un 30% de capacidad y cierre a las 10:00 de la noche, ya que son más de mil empleos los que se han perdido. En tanto, en Puebla negocios de alimentos y bebidas de la capital del estado realizaron también un cacerolazo, con el que solicitaron apoyos para blindar a los trabajadores que han sido afectados por el confinamiento.

Los inconformes acusaron que ha habido una disminución de hasta 90% en sus ventas durante las últimas semanas. Al cacerolazo, que se realizó poco antes del mediodía de ayer, se unieron unos mil 500 negocios de diversos giros en Puebla, que también analizan reunirse con autoridades estatales para entablar negociaciones.