¿Le parece Hialeah una jungla de cemento? Los árboles podrían pronto florecer

Hialeah es una de las tres municipalidades del Condado Miami-Dade con el menor porcentaje de copas de los árboles urbanos existentes (EUTC) junto con Medley y Opa-Locka, de acuerdo con un análisis realizado por la Universidad de Florida y el condado.

La cobertura de copas de árboles es el porcentaje de un área determinada que está cubierta por hojas y ramas cuando se ve desde arriba.

Las imágenes de Google Earth de Bunche Park y Coral Gables muestran la diferencia en los árboles de cada comunidad.
Las imágenes de Google Earth de Bunche Park y Coral Gables muestran la diferencia en los árboles de cada comunidad.

Qué hacer si su vecindario de Miami-Dade necesita más árboles

Un 7.4% de la ciudad tiene copas de árboles, según el estudio. En virtud de ello, el gobierno municipal planifica reforestar progresivamente zonas recreativas, principalmente los parques y sus alrededores, así como zonas residenciales.

En octubre 2022 comenzaron a plantar nuevos árboles en el parque Cotson Park; ahora la iniciativa abarca un sendero del jardín de vida silvestre en el parque Babcock, pero el proyecto busca avanzar hacia las zonas residencias y comerciales.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La ciudad destinará $135,000 en la reforestación parcial de la ciudad: $100,000 en una subvención que le otorgó el Condado Miami-Dade, a través del programa Echando raíces para vecindarios ambientalmente equitativos (GREEN); $25,000 que invierte Hialeah como parte de su presupuesto de 2023, y $10,000 provenientes de una subvención del Programa de Mega Subvenciones de la Asociación Nacional de Bienes Raíces.

El alcalde de Hialeah, Esteban Bovo Jr. anuncia, junto a la concejal Jackeline García-Roves, el director del Departamento de Parques y Recreación, William Sánchez y Michael Festa, asistente del director de Parques y Recreación, que la ciudad dispone de $135,000 para comenzar la primera fase de reforestación de la municipalidad. Una de las localidades de Miami-Dade con menor porcentaje de copa de los árboles urbanos existentes
El alcalde de Hialeah, Esteban Bovo Jr. anuncia, junto a la concejal Jackeline García-Roves, el director del Departamento de Parques y Recreación, William Sánchez y Michael Festa, asistente del director de Parques y Recreación, que la ciudad dispone de $135,000 para comenzar la primera fase de reforestación de la municipalidad. Una de las localidades de Miami-Dade con menor porcentaje de copa de los árboles urbanos existentes

“El objetivo es mantener la sombra en el dosel de árboles y crear otras. En colaboración con el condado y la asociación de corredores de bienes raíces y con dinero que ponemos de nuestro presupuesto, haremos el esfuerzo de plantar más árboles en nuestra ciudad”, indicó el alcalde de Hialeah, Esteban Bovo Jr.

¿No hay suficiente sombra en tu vecindario? ¿No ves gente paseando en las calles? Así puedes ayudarnos

Por su parte, William Sánchez, director del Departamento de Parques y Recreación municipal explicó que “Hialeah tiene 7% de árboles en la ciudad, eso es muy malo para la comunidad, es necesario expandirlos”.

Agregó que el plan es extender la reforestación hacia las zonas residenciales y comerciales, e incluso crear una sombra de árboles que conecten a Hialeah con las dos municipalidades que colinda al norte y sur, respectivamente: Miami Lakes y Miami Springs; este último tiene uno de los mayores porcentajes (36.1%) de copas de árboles del condado.

Hialeah está plantando árboles en los alrededores del parque Babcock en un plan para reforestar la ciudad, una de las municipalidades de Miami-Dade con el menor porcentaje de copa de los árboles urbanos existentes (EUTC) junto con Medley y Opa-Locka
Hialeah está plantando árboles en los alrededores del parque Babcock en un plan para reforestar la ciudad, una de las municipalidades de Miami-Dade con el menor porcentaje de copa de los árboles urbanos existentes (EUTC) junto con Medley y Opa-Locka

El proyecto está diseñado para plantar una decena de tipos de árboles, entre los que se incluyen Robles, Tamarino Salvaje, Gumbo Limbo, Pino Slash, Naranja Geiger, Árbol del paraíso, entre otros.

Todos ellos, a juicio de Michael Festa, asistente del director de Parques y Recreación, son “a prueba de huracanes”.

Michael Festa, asistente del director de Parques y Recreación de Hialeah explica en qué consistirá el proyecto. Esta municipalidad es una de las localidades de Miami-Dade con menor porcentaje de copa de los árboles urbanos existentes
Michael Festa, asistente del director de Parques y Recreación de Hialeah explica en qué consistirá el proyecto. Esta municipalidad es una de las localidades de Miami-Dade con menor porcentaje de copa de los árboles urbanos existentes

“Estamos plantando árboles que crecen rápido, dentro de tres a cinco años tendremos árboles altos, fuertes que no perderemos con los huracanes. La mayoría son nativos del sur de la Florida” explicó Festa, quien precisó que el objetivo de la ciudad es plantar árboles que crezcan entre 12 a 50 pies y que en el futuro creen sombra para la ciudadanía.

Hasta el momento la ciudad ha plantado más de 60 árboles en los parques Cotson y Babcock, pero el objetivo es superar los 200 en esta primera fase, un trabajo en colaboración con los Departamentos de Carreteras y Parques y Recreación.

Cada árbol cuesta aproximadamente $250, más unos $100 en instalación.

Hialeah está muy lejos del plan trazado por el condado para lograr, en 2020, 30% de dosel de árboles urbanos, pero Miami-Dade tampoco cumplió con su objetivo de dosel original y, a partir de ese año, se ubica en 20.1%, según el Miami Herald.

De hecho, en diciembre de 2022, desde Amelia Earhart Park al norte de Hialeah la alcaldesa Daniella Levine Cava urgió a las municipalidades a adoptar un plan de acción contra el calor extremo como el que está proponiendo el condado.

Miami-Dade se ha vuelto más cálido en los últimos cincuenta años, una tendencia que continuará si el cambio climático no se controla, según los expertos ambientales.