Hezbolá condena enmienda a mandato de cascos azules de la ONU en Líbano

·2  min de lectura

El jefe del movimiento armado chiita Hezbolá condenó este sábado una reciente modificación del mando de la fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU desplegada a lo largo de la frontera con Israel.

La Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL), compuesta por unos 10.000 soldados, se estableció en 1978 en el sur de Líbano y supervisa la frontera con Israel a fin de evitar un nuevo conflicto entre ambos países, que permanecen técnicamente en estado de guerra.

El Consejo de Seguridad de la ONU renovó el 31 de agosto el mandato de su misión de paz en Líbano por un año, pero introdujo una leve modificación en su formulación.

La FINUL, que coordina sus patrullas y movimientos en su zona de operación con el ejército libanés, está a partir de ahora "autorizada a llevar adelante operaciones de manera independiente".

Esta enmienda fue criticada de manera enérgica por Hezbolá: "Es una trampa que los israelíes tienden a Líbano desde hace muchos años", declaró este sábado el jefe del movimiento y partido político, Hasan Nasrallah, en un discurso en un mitín en Baalbeck (este).

A su entender, se trata de una "violación de la soberanía libanesa".

Nasrallah criticó al gobierno libanés por haber permitido la adopción de la resolución y advirtió que esta podría provocar "grandes peligros en la zona sur del río Litani".

Tras la guerra de 2006 entre Israel y Hezbolá, el ejército libanés está desplegado al sur de ese río en aplicación de la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, que prohíbe en teoría el despliegue de cualquier otra fuerza militar en esa zona.

El 13 de septiembre, la FINUL reaccionó a las preocupaciones de Hezbolá asegurando que continuaba operando en estrecha colaboración con el ejército libanés, en una declaración que fue saludada por Nasrallah en su discurso televisado este sábado.

lar/jos/bfi/mar/jvb