Hernán Crespo se ganó que muchos hinchas de River no quieran ovacionarlo en el Monumental

Eitan

​Hernán Crespo se fue de ​River como ídolo. Surgido de las inferiores, convirtió los dos goles en la final de la Copa Libertadores contra América de Cali y fue protagonista de aquella consagración.

Un jugador extraordinario, con una capacidad goleadora increíble y fundamental para el equipo que dirigía Ramón Díaz. El hincha de River estará agradecido eternamente por lo que hizo Crespo en aquella época, pero sigue dolorido por todo lo que ocurrió después.

El delantero tuvo una exitosa carrera en Europa y jugó en Parma, Lazio, Inter, Chelsea, Milan y Genoa. Todos esperaban que termine regresando a River, pero no lo hizo y decepcionó a las nuevas generaciones.


En varios mercados de pases, se habló sobre la posibilidad de que vuelva al club, pero nunca se terminaba concretando. ¿Los motivos? La esposa del jugador es italiana y no tenía intenciones de venir al país. O ese era la explicación oficial que dieron los dirigentes de aquella época.

Tiempo después, Crespo reconoció que quiso volver antes del descenso, pero que no lo hizo porque Passarella le pidió 300 mil pesos para el Fideicomiso, cuando el jugador lo había llamado para regresar.


La realidad es que le tocará volver al Monumental y seguramente más de un hincha decida no aplaudirlo. El dolor por no volver a verlo jugar sigue presente y las nuevas generaciones quedaron molestos con él. Está claro que no habrá silbidos y que la gran mayoría del estadio lo aplaudirá, pero no tiene que sorprender que algunos elijan el silencio.

Crespo tenía todo para ser uno de los grandes ídolos de la historia del club y ahora es un jugador que le dio uno de los títulos más importantes. Eso no le saca nada de mérito, pero está claro que tenía todo para ser leyenda. Una lástima Hernán, capaz tengas revancha como entrenador en el futuro.