Hermes y Ersa, "dioses griegos" que pronosticarán el clima de la Luna

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 21 (EL UNIVERSAL).- La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) y la Agencia Espacial Europea (ESA) crearon dos dispositivos espaciales que se encargarán de pronosticar el tiempo meteorológico de la Luna en las próximas misiones, contempladas para el año 2024.

Hermes y Ersa, diseñados por las agencias espaciales estadounidense y europea, respectivamente, se instalarán en la estación espacial Gateway que orbitará la Luna. Este centro de investigación en órbita impulsará exploraciones tripuladas y robóticas a lo largo del polo sur lunar con la finalidad de preparar a los humanos para el próximo viaje a Marte.

"Comprender el entorno de radiación cambiante alrededor de la Luna y en el Gateway es importante si queremos comprender los peligros potenciales que enfrentarán los astronautas y cómo abordarlos", declaró James Carpenter, coordinador de Ciencias de la Exploración de la ESA.

Estos dispositivos se encargarán de medir el clima lunar, que depende de las partículas subatómicas energizadas y los campos electromagnéticos que se precipitan mediante el Sistema Solar.

El objetivo de su fabricación será enviar datos a la Tierra sobre el clima del espacio profundo. Hermes y Ersa fueron diseñados como dos mini estaciones meteorológicas, a través de las que dividirán esfuerzos para monitorear la radiación espacial.

Las temperaturas en el espacio podría aumentar o disminuir abruptamente, por ellos los técnicos de las agencias espaciales se han preocupado por conocer la situación con la que se enfrentarán los astronautas en su llegada a Gateway y tomar medidas para su protección.

Mientras que Ersa se encargará de localizar los temperaturas más altas, Hermes se preocupará por los estados bajos antes de que sean instalados el "Elemento de Potencia y Propulsión", así como el "Puesto Avanzado de Vivienda y Logística", las primeras herramientas que operarán en el centro de investigación, programado para ser activado en 2022.

Hermes, llamado así por el mensajero de los dioses olímpicos, es un dispositivo compuesto por cuatro instrumentos que analizarán las profundidades del espacio mediante la recopilación de datos, reconstruyendo el comportamiento del viento solar a medida que cambia con el tiempo. Este componente será dirigido desde el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, en Greenbelt, Maryland.

Ersa, la diosa del rocío dentro de la mitología griega, estudiará los efectos del viento solar en los astronautas y sus equipos. Esto será posible mediante los cinco instrumentos de los que está compuesto que estudiarán las partículas lunares, como rayos cósmicos galácticos, neutrones, iones y campos magnéticos.

"El entorno del espacio profundo es severo, pero al comprender el clima espacial y la actividad solar podemos mitigar adecuadamente los riesgos para nuestros astronautas y hardware", advirtió Jacob Bleacher, jefe de exploración en la Dirección de Misión de Operaciones y Exploración Humana de la NASA en "HERMES y ERSA son un ejemplo perfecto de la sinergia entre ciencia y exploración", agregó.