El hermano de la duquesa Catalina no se casará antes de finales de año

·1  min de lectura


Todo apunta a que no se celebrará otro enlace sorpresa en el entorno de la familia real británica antes de que acabe el año. Después de que la princesa Beatriz decidiera darse el 'sí quiero' en una discreta ceremonia a la que solo acudieron una veintena de personas y que se desarrolló en la más estricta intimidad, muchos pensaban que el hermano menor de la duquesa Catalina de Cambridge podría ser el siguiente en casarse renunciando a la fanfarria habitual.
La idea no parecía descabellada, en vista de que otra persona cercana a los royals había hecho justo eso mismo. Cressida Bonas, exnovia del príncipe Enrique, contrajo matrimonio la semana pasada sin que la noticia trascendiera hasta un par de días más tarde gracias a que no organizó un evento por todo lo alto como el que se podría esperar de una actriz, it-girl y miembro de la buena sociedad británica.
Sin embargo, James ha dado a entender ahora que esperará a que las restricciones impuestas por el gobierno se retiren para pasar por el altar. El empresario ha compartido en Instagram la lista de propósitos que se había fijado para 2020 y que no ha cumplido, entre los que se incluyen: viajar más, aprender francés y casarse. De este último punto se deduce que tanto su prometida Alizee Thevenet como él prefieren esperar a que la situación mejore y puedan reunir a todos sus seres queridos y amigos para que presencien un día tan especial.
"El único propósito que sí he cumplido este año ha sido el de pasar más tiempo con mis perros", ha aclarado James para tratar de encontrarle el lado positivo al período de confinamiento que ha pasado en la mansión campestre de sus padres.