Hepatitis de origen desconocido. “Si todo sale bien, en seis meses podrá realizar vida normal”

·4  min de lectura
Vanesa, la madre del chico trasplantado en Rosario, prometió llevarlo a Neuquén a conocer a la familia del donante del órgano
Twitter

SANTA FE.- A casi 72 horas de la intervención quirúrgica a la que fue sometido, Pablo, el niño de 8 años trasplantado en Rosario debido a una falla hepática de origen aún no determinado, tiene “buena evolución y una mejora progresiva”. En las próximas horas podría recibir la visita de su madre, quien adelantó que “si evoluciona como está previsto, en seis meses podrá realizar vida normal”.

Para ese entonces, la familia tiene previsto trasladarse junto a Pablo hasta Neuquén, para conocer personalmente a los padres del donante del hígado que recibió el menor. “Me comuniqué con el padre y la madre que donaron. Les dije que mi hijo ahora es también hijo de ellos. Quieren conocer a Pablito y apenas se pueda lo voy a llevar para que lo conozcan”, sostuvo Vanesa Sobrero (38), en una comunicación telefónica como Radio Eme, de esta capital.

El parte médico oficial de anoche indicó que el paciente permanece en terapia intensiva y que “las próximas horas serán críticas por la posibilidad de complicaciones relacionadas al procedimiento”.

Hallaron un biomarcador que podría detectar el riesgo de muerte súbita en los bebés

Este mediodía, en el ingreso al Sanatorio de Niños, Vanesa volvió a dialogar con los periodistas. “Pablito evoluciona bien. No veo la hora de estar con él. Ayer lo vi, pero estaba dormido. Quiero verlo despierto, sin respirador. Quiero hablarle, aunque sea un ratito”, agregó emocionada.

“Que no tenga miedo”

Adelantó que pedirá autorización para acompañarlo en la habitación. “Me quiero mudar con él, quedarme internada con él, para que me vea y no tenga miedo ni se asuste”, señaló.

Vanesa, con su indisimulada alegría después de la tensión vivida durante el fin de semana y el lunes, cuando su hijo fue incluido en el registro nacional de pacientes a la espera de un órgano para ser trasplantado, agradeció al personal del sanatorio y a los compañeros de grado de Pablo, además de otras personas que se interesaron en su situación. Precisamente, Pablo cursa el tercer grado en una escuela primaria de Funes, cerca de Rosario, donde reside junto a su familia que se completa con una hermana de 13 años.

“Le envió un video con mensaje Angel Di María (rosarino, jugador del París Saint Germain y de la selección nacional de fútbol). También lo hicieron un exdirector técnico de Newell’s, un jugador de Boca y hasta un jockey de carreras de caballos. A ellos se sumaron sus maestras, sus compañeritos. Cuando esté en condiciones le haremos escuchar y ver todo eso”, apuntó.

Sanatorio de Niños de Rosario
Google Maps


El menor, oriundo de Funes, fue trasplantado en el Sanatorio de Niños, de Rosario (Google Maps/)

“El paciente aún permanece con asistencia ventilatoria, pero con buena evolución clínica y de los parámetros de laboratorio”, dijeron los médicos del sanatorio de Rosario, que el martes realizaron el trasplante (la operación duró algo más de 8 horas) luego de recibir el hígado de un donante de La Pampa. El chico de 8 años había sido diagnosticado con hepatitis aguda grave de origen desconocido y estuvo en emergencia nacional.

El equipo médico que condujo el trasplante está conformado por Alejandro Costaguta, Lisandro Bitetti y David Biagiola.

El menor fue derivado al Sanatorio de Niños desde el Hospital de Niños Zona Norte con una desmejoría clínica por la hepatitis de origen desconocido informada al sistema nacional por la alarma de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Como informó LA NACION, los propios facultativos hablaron al finalizar la intervención adelantando que “todo salió bien” pero que había que aguardar el paso de las horas para confirmar la evolución de “una cirugía de enorme complejidad y alto riesgo”, dijeron.

“Comenzó con una gripe fuerte”

En el pormenorizado relato que Vanesa efectuó ante el requerimiento de la emisora santafecina, la madre de Pablo recordó: “Empezó con una gripe fuerte. Estuvo dos días en cama con 39°C y después apareció todo esto: fuerte dolor de panza, vómitos, dolor de cabeza, de huesos. Lo llevamos a la pediatra, le hicieron varios análisis y nos dijeron que era hepatitis, pero no nos dijeron qué era esta clase de hepatitis”, indicó.

“Le dije a mi marido (Juan Pablo) que lo lleváramos al Hospital de Niños porque ahí le iban a hacer todo rápido e íbamos a salir con la medicación. Ahí me dijeron que era gravísimo, que era una hepatitis desconocida. Creo que hasta hoy no saben su origen. Parece que podría ser una bacteria que tenía él en el hígado”, adelantó.

Cuando la consultaron sobre si deberá someterse a cuidados especiales por las secuelas de esta hepatitis, Vanesa explicó: “El cirujano nos dijo que si sale todo bien, en seis meses puede comenzar a hacer una vida normal”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.