Las heces de los astronautas revelan el “eslabón perdido” en preparación para la misión tripulada a Marte

Adam Smith
·3  min de lectura
 (Nasa/HeroX)
(Nasa/HeroX)

La materia fecal de los astronautas ha revelado cambios sorprendentes en la forma en que el cuerpo humano se ve afectado de forma aislada, como durante una misión tripulada a Marte.

El experimento Mars500 puso a los miembros de la tripulación de Rusia, Europa y China en un hábitat completamente sellado entre junio de 2010 y noviembre de 2011. Los investigadores han vuelto a analizar los datos de ese trabajo y han descubierto nueva información que podría ayudar en viajes futuros.

El objetivo de esto fue probar los efectos fisiológicos y psicológicos en la salud humana, y los seis participantes mostraron cambios importantes en la masa corporal, la fuerza muscular y la microbiota intestinal.

Uno de estos síntomas fue una alteración importante del metabolismo de la glucosa, que a menudo se observa después de los vuelos espaciales. La glucosa es una subcategoría de carbohidratos, que se encuentra en el pan, frutas, verduras y productos lácteos, y es una de las fuentes de combustible preferidas por el cuerpo.

Los investigadores descubrieron que había una pérdida de bacterias intestinales beneficiosas que normalmente descomponen el almidón, previenen la inflamación intestinal y absorben los nutrientes. También descubrieron que aumentaba las bacterias intestinales que solo se han descubierto recientemente en humanos, cuyos efectos aún no se comprenden completamente.

"Tenemos que tener cuidado de no asumir una relación causal entre los cambios del microbioma intestinal y la interrupción del metabolismo de la tripulación", dijo Nicholas Brereton, investigador de la Universidad McGill y del Institut de recherche en biologie végétale de la Universidad de Montreal y autor principal de este estudio.

“La reducción significativa de estas bacterias intestinales en particular tiene sentido con los síntomas y la identificación de cambios significativos en el microbioma, es un paso importante para salvaguardar la salud de los astronautas”.

Leer más: El rover de la NASA extrae oxígeno de la atmósfera de Marte; avance clave para futuras misiones

La tripulación compartió más de 200 especies de bacterias intestinales, lo que permitió a los científicos observar estos cambios de una manera que antes no era posible.

El descubrimiento de estas alteraciones es un "eslabón perdido" entre estos síntomas y la comprensión de los científicos de cómo trabajan y sobreviven los astronautas durante los vuelos espaciales de larga duración.

El estudio, titulado "Reanálisis del experimento Mars500 revela alteraciones comunes del microbioma intestinal en astronautas inducidas por confinamiento de larga duración", fue publicado en Computational and Structural Biotechnology Journal.

La NASA cree que una misión tripulada a Marte podría ser posible en las próximas dos décadas, pero actualmente tomaría nueve meses recorrer la distancia de 34 millones de millas entre la Tierra y el Planeta Rojo, asumiendo que el viaje se realiza cuando la órbita del planeta es más beneficiosa para los humanos.

Además, la materia fecal humana sigue siendo un recurso importante para el estudio de los vuelos espaciales. Históricamente, la NASA ha financiado proyectos para convertir las heces en alimentos y actualmente está diseñando un mejor inodoro para los astronautas en previsión de su misión a la luna Artemisa en 2024.

Relacionados

NASA confirma que el helicóptero Ingenuity realizó su viaje más largo sobre Marte

“Un montón de gente probablemente morirá”: Elon Musk se sincera sobre el turismo a Marte en una entrevista

Marte tiene los ingredientes para la vida debajo de su superficie, revela estudio