El Heat hace malabares, suma un nuevo exjugador y recupera a Lowry y Butler para suplir bajas en combate

·3  min de lectura

Las contrataciones de emergencia el viernes de su excentro Chris Silva y del armador Nik Stauskas reflejan los buenos reflejos del Heat, que hace malabares para superar la plaga de lesiones y del Covid-19 y juntar al menos los ochos jugadores que exige el reglamento de la NBA para disputar un partido.

A ello se suma la salida también el viernes de la lista de inhabilitados por Covid-19 de Kyle Lowry, quien queda apto para jugar, y el regreso del lesionado Jimmy Butler.

Debido a que el club de Miami no pudo completar ocho jugadores en cancha se suspendió el partido que tenía programado contra los Spurs en San Antonio, el miércoles pasado, en lo que iba a ser el primero de la gira de siete partidos programados para el Heat.

Debido a las precauciones que han tomado en el club surfloridano todo indica que esta situación no se repetirá.

El jueves, el Heat sumó a una vieja gloria, Mario Chalmers, usando el beneficio de la NBA de contratar jugadores por 10 días para atenuar los embates del Covid-19.

Un día después se conoció el acuerdo con Silva, quien firmó con el equipo de Miami en 2019 y promedió tres puntos y 2.7 rebotes en 55 juegos en dos temporadas, antes de ser cambiado a Sacramento.

Silva promediaba 15.1 puntos y 9.8 rebotes en 12 juegos en esta campaña para los Iowa Wolves, filial del equipo de Minnesota en la G League.

Al mismo tiempo, el equipo de Miami perdió dos jugadores importantes el jueves, que fueron a parar a la lista de inhabilitados por el coronavirus: Duncan Robinson y Marcus Garrett. Ellos se suman a Udonis Haslem y Max Strus, quienes cumplirán su cuarentena de seis días el lunes, Zylan Cheatham, P.J. Tucker y Gabe Vincent.

Para reemplazar a algunas de esas bajas, el Heat también contrató de emergencia de la G League el jueves al armador Kyle Guy, al delantero Haywood Highsmith y al centro Aric Holman.

Con ellos tres, además de Chalmers, Silva, Stauskas y Lowry y cuatro de los sobrevivientes del inicio de campaña, Butler, Tyler Herro, Caleb Martin y Omer Yurtseven, el Heat completa 11 jugadores.

Butler vuelve tras sufrir un esguince de tobillo en el partido ante los Wizards de Washington el pasado martes en Miami.

En ese mismo encuentro KZ OKpala tuvo una torcedura de muñeca y su estado es cuestionable.

El programa de la gira del conjunto miamense es el siguiente: frente a los Rockets en Houston, el viernes 31 de diciembre; King de Sacramento, el lunes 2 de enero; los Warriors del Golden State, al día siguiente; los Trail Blazers de Portland, el miércoles 5; los Suns de Phoenix, el sábado 8; y los Hawks de Atlanta, el miércoles 12.

“Uno se siente perplejo con lo que está ocurriendo porque una persona se siente 100 por ciento bien y de pronto da positivo”, se lamentó el entrenador del Heat Erik Spoelstra cuando se enteró que Max Strus había dado positivo del test del Covid-19 en el momento que estaba listo para jugar. “Todo esto lleva a mucha confusión, y toda la liga vive esta angustia. Veremos qué ocurre en el futuro”.

Adicionalmente a la pandemia, el Heat tiene cinco jugadores en la lista de lesionados: los centros Bam Adebayo (operación al dedo del pie) y Dewayne Dedmon (torcedura de rodilla), Victor Oladipo (rodilla), Markieff Morris (cervical) y Okpala.

El cuerpo de entrenadores y preparadores físicos del club de Miami tampoco ha escapado a los embates de la pandemia. El entrenador asistente Caron Butler y el preparador físico Jay Sabol también cumplen con el protocolo contra el Covid-19.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.