HBO Max: el cine clásico de la plataforma es apenas una muestra de todo lo que podría incluirse

·8  min de lectura
Bogart y Bergman
Bogart y Bergman

Tiene ciertamente más de lo que suelen mostrar las plataformas de streaming más conocidas y mucho menos de lo que ofrece la riquísima historia de su estudio madre. Así es el catálogo de clásicos de HBO Max, disponible desde este martes en la Argentina y en toda América latina. Casi 60 títulos que van desde la década del 30 hasta fines de los años 70, con presencias ya anunciadas y no pocas sorpresas. Podrían ser muchísimos más.

A la cabeza de la lista aparece un puñado de títulos que funcionan frente a todas las miradas como símbolos absolutos del cine clásico. Curiosamente no pertenecen a Warner Bros., el estudio que a priori más se identificaría con la plataforma (HBO Max pertenece al poderoso conglomerado WarnerMedia) sino a Metro-Goldwyn-Mayer, la gran fábrica clásica de la época dorada de Hollywood que se jactaba de tener “más estrellas que en el cielo”, cuyo catálogo histórico previo a 1959 fue adquirido en su momento por Ted Turner y hoy pertenece a la biblioteca fílmica del holding. Se trata de El mago de Oz (The Wizard of Oz, 1939), Lo que el viento se llevó (Gone With the Wind, 1939), ambas dirigidas por Victor Fleming; Cantando bajo la lluvia (Singin’ in the Rain, 1952), de Gene Kelly y Stanley Donen, y Ben-Hur (1959), de William Wyler. Lo que el viento se llevó se abre con una placa que advierte al público sobre la “negación de los errores de la esclavitud” que plantea la película.

Charlton Heston, para siempre ligado al recuerdo de "Ben Hur"
Charlton Heston, para siempre ligado al recuerdo de "Ben Hur"


Charlton Heston en Ben-Hur, uno de los títulos clásicos de HBO Max

En todos estos casos, así como ocurre en el resto de los títulos de la plataforma, las versiones disponibles tienen una excepcional calidad de imagen en alta definición, un sonido impecable y la posibilidad de acceder siempre en el menú a la versión original subtitulada en español. También están disponibles el doblaje a nuestro idioma y los subtítulos en inglés y en portugués.

En el catálogo se destacan las quince películas dirigidas por Alfred Hitchcock, ideales para armar un ciclo temático o una maratón. En la lista aparecen algunas de las obras maestras del director inglés: La soga (The Rope, 1948), La ventana indiscreta (The Rear Window, 1952), El hombre que sabía demasiado (The Man Who Knew Too Much, 1956), Vértigo (1958), Intriga internacional (North by Northwest, 1959), Psicosis (1960), Los pájaros (The Birds, 1963) y Marnie (1964). También aparecen algunos títulos de su última etapa: Cortina rasgada (Torn Courtain, 1966), Topaz (1969) y Frenesí (Frenzy, 1972). Todos ellos pasaron (y lo siguen haciendo) por los canales de TV paga de HBO.

HBO Max: cómo navegar la nueva plataforma que ya está disponible en el país

A ellos se agregan en HBO Max otros títulos de Hitchcock menos vistos en la TV paga hasta ahora: Pacto siniestro (Strangers in the Train, 1951), Mi secreto me condena (I Confess, 1953), El tercer tiro (The Trouble With Harry, 1955) y Con M de Muerte (Dial M to Murder, 1954), estrenada en la Argentina como La llamada fatal. Varios de ellos están disponibles también en Qubit TV.

La ventana indiscreta
La ventana indiscreta


La ventana indiscreta, una de las 15 películas de Hitchcock disponibles en la plataforma

En HBO Max también se pueden recorrer varios clásicos protagonizados por Humphrey Bogart. A la cabeza está Casablanca (1940), de Michael Curtiz, con Ingrid Bergman. También están dos grandes creaciones de John Huston, El halcón maltés (The Maltese Falcon, 1940) y El tesoro de la Sierra Madre (The Treasure of the Sierra Madre, 1948). Y la pequeña lista se completa con Tener y no tener (To Have and Have Not, 1948), de Howard Hawks, junto a Lauren Bacall. Curiosamente falta en HBO Max otro antológico film de Bogart, En un lugar solitario (In a Lonely Place, 1950), de Nicholas Ray, que suele verse en Max, uno de los canales premium de HBO en la TV paga.

Son muy pocas las películas de la década de 1930 en el catálogo de la plataforma. Curiosamente ninguna de ellas fue producida por Warner. Están una de las mejores comedias de todos los tiempos, La adorable revoltosa (Bringing Up Baby, 1938), de Howard Hawks, con Cary Grant y Katharine Hepburn, y la versión original de King Kong (1933), de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack. Ambas tienen el sello del histórico estudio RKO Radio Pictures.

También aparece Una noche en la ópera (A Night of the Opera, 1935), único título de la plataforma con los hermanos Marx, película original de MGM que incluye la famosa escena del camarote. Y también figuran dos de los títulos clásicos de las películas de terror que en ese tiempo producía Universal. Son El hijo de Frankenstein (Son of Frankenstein, 1939), de Rowland V. Lee, con Boris Karloff, Bela Lugosi y Basil Rathbone, y Frankenstein y el Hombre Lobo (Frankenstein Meets the Wolf Man, 1943), de Roy William Neill, con Lon Chaney Jr. y Bela Lugosi. Con todo, habrá que apurarse para ver El hijo de Frankenstein: aparece incluida entre los títulos que saldrán en muy poco tiempo de la plataforma.

Citizen Kane, Orson Welles, 1941
Citizen Kane, Orson Welles, 1941


El ciudadano aparece en la plataforma con el título de su estreno en España: Ciudadano Kane

Hay un par de westerns fundamentales. Son Fuerte Apache (Fort Apache, 1948) y La legión invencible (She Wore a Yellow Ribbon, 1949), los dos primeros títulos de la llamada Trilogía de la Caballería, ambos dirigidos por John Ford y protagonizados por John Wayne. Falta lamentablemente el tercero, Rio Grande (1950), pero aparece en cambio Rio Bravo (1959), obra maestra de Howard Hawks, también con Wayne, junto a Dean Martin. Es una pena que falte en HBO Max el western más importante de todos los tiempos, Más corazón que odio (The Searchers, 1956), Podría estar allí sin ningún problema, porque fue una de las grandes producciones de Warner Bros. en esa década, también dirigida por Ford y con Wayne como estrella principal. El otro clásico del Oeste que ofrece HBO Max es el crepuscular La pandilla salvaje (The Wild Bunch, 1967), de Sam Peckinpah.

De la década del 40, lo más importante de la plataforma es sin dudas El ciudadano (Citizen Kane, 1940), dirigida y protagonizada por Orson Welles, que puede encontrarse en el catálogo con el título que tuvo su estreno en España, Ciudadano Kane. De Welles, HBO Max también incluye Sed de mal (Touch of Evil, 1958), con Charlton Heston y Janet Leigh. La plataforma también rescata dos grandes películas de Jacques Tourneur: La marca de la pantera (Cat People, 1942), con Simone Simon y Kent Smith; y el policial negro Retorno al pasado (Out of the Past, 1947), con Robert Mitchum y Jane Greer. Y tiene además la segunda versión de Nace una estrella (A Star is Born, 1954), dirigida por George Cukor, con Judy Garland y James Mason.

Kirk Douglas en la película "Espartaco"
Kirk Douglas en la película "Espartaco"


Kirk Douglas en Espartaco, uno de los films de Stanley Kubrick de HBO Max

Más adelante en el tiempo, la plataforma cuenta con una selección de películas de Stanley Kubrick, presentadas en una secuencia que abarca casi dos décadas de su filmografía. Aquí pueden encontrarse Espartaco (Spartacus, 1960), Lolita (1962), 2001: Odisea del espacio (2001: A Space Odyssey, 1968), La naranja mecánica (A Clockwock Orange, 1971), Barry Lyndon (1975) y El resplandor (The Shining, 1980).

También aparece Al este del paraíso (East of Eden, Elia Kazan, 1955), uno de los tres largometrajes que filmó James Dean como protagonista absoluto antes de su trágica muerte. Figura en el catálogo como Al este del Edén. Los otros dos son Gigante y Rebelde sin causa, al igual que el anterior producidos por los estudios Warner. Pero en streaming, de los tres solamente aparece uno.

Una escena de ¿Qué fue de Baby Jane?, la película que en 1962 la unió a su eterna rival, Bette Davis
Una escena de ¿Qué fue de Baby Jane?, la película que en 1962 la unió a su eterna rival, Bette Davis


Joan Crawford y Bette Davis en ¿Qué pasó con Baby Jane?

A la vez se destacan dos producciones de 1962 que combinan el suspenso, la intriga, el drama psicológico profundo y algunos toques de terror. De un lado, ¿Qué pasó con Baby Jane? (¿What Ever Happened to Baby Jane?), de Robert Aldrich, reúne a Bette Davis y Joan Crawford jugando entre la ficción y la realidad, expuestas a través de sus personajes al temor frente al ocaso y la marginación. Y del otro, Cabo de miedo (Cape of Fear), versión original dirigida por J. Lee Thompson, con Robert Mitchum y Gregory Peck, del inquietante relato que mucho después volvería a filmar Martin Scorsese.

Completan la oferta de clásicos de HBO Max una de las obras monumentales del cine de los años 60, Doctor Zhivago (1965), de David Lean, con Omar Sharif y Julie Christie, y un puñado de títulos caracterizados de ese tiempo y la década siguiente con grandes figuras masculinas: Warren Beatty en Bonnie & Clyde (1967); Paul Newman en La leyenda del indomable (Cool Hand Luke, 1967); Steve McQueen en Bullit (1968) y La fuga (The Getaway, 1972), y Robert Redford en El jinete eléctrico (1979). McQueen y Newman aparecen juntos en Infierno en la torre (The Towering Inferno, 1974), expresión inconfundible de aquella fugaz moda del cine catástrofe.

Steve McQueen y Robert Vaughn, en una escena de Bullitt (1968)
Steve McQueen y Robert Vaughn, en una escena de Bullitt (1968)


Steve McQueen y Robert Vaughn, en una escena de Bullitt (1968)

Con clásicos indiscutidos de perfil social y político como Matar a un ruiseñor (To Kill a Mockinbird, 1962), de Robert Mulligan, con Gregory Peck, y Todos los hombres del presidente (All the President’s Men, 1976), de Alan J. Pakula, con Redford y Dustin Hoffman, dos títulos que ya pasaron por la TV paga en la programación de Fox Classics, se completa el catálogo del viaje a la memoria del cine que hace HBO Max en el debut de su formato latinoamericano.

No es poco, sobre todo porque el valioso material se ofrece en una calidad muy elevada de imagen y sonido. Pero si lo comparamos con la historia de los estudios Warner y el amplio catálogo adquirido en su momento por Turner, los amantes del cine clásico tienen derecho a esperar mucho más de esta plataforma. Por ahora, más allá de esta incursión, en el streaming disponible en la Argentina todavía los clásicos son en su mayoría territorio de Qubit TV.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.