Hay un pan mejor todavía que el integral

·4  min de lectura

Hoy en día es muy difícil decantarse por uno u otro pan ante la inmensa oferta existente en el mercado. Es cierto que nos hemos familiarizado con conceptos como el grano entero, el pan integral o los distintos cereales recuperados de los que antes no habíamos ni oído hablar. Tendemos a valorar por encima cereales menos trillados como la espelta o el trigo sarraceno y nos volvemos locos por un pan cien por cien integral, pensándonos que con esa elección optamos por el pan más sano. Pero, ¿y si hubiera una opción aún más interesantes? Bienvenidos al descubrimiento de la semana: el trigo troceado. En Levaduramadre, uno de los referentes panarras madrileños y que cuenta con varios establecimientos en la capital, se puede encontrar hogazas hechas con trigo troceado y sus peculiaridades la hacen verdaderamente especial.

La hogaza de trigo troceado de Levaduramadre. Foto: Levaduramadre
La hogaza de trigo troceado de Levaduramadre. Foto: Levaduramadre

En Levaduramadre nos cuentan que la hogaza de trigo troceado es un producto especialmente interesante porque se trata de un pan elaborado con harina semi integral y un escaldado de trigo troceado de grano completo. Esto consigue que el pan tenga las mismas propiedades nutricionales que el pan integral, pero que sea mucho más esponjoso y suave que el integral 100%. Es decir, un sueño para los que siempre se quejan de que el pan integral no es tan "amable" como el que está hecho a partir de trigo blanco.

 “Gracias a las particulares características del trigo troceado, este pan es muy rico en fibra, minerales y antioxidantes. Este grano es el resultado de pasar el trigo completo una sola vez por el molino, técnicamente se le conoce como T1", nos explica Moncho López de Levaduramadre. Lo que se hace es parar ahí en lugar de continuar con la molienda. Con este grano se hace un escaldado y se deja reposar 24 horas. Al día siguiente se prepara una masa con harina semi integral y al final del amasado se le añade el escaldado de grano troceado. "Lo que queda son unas pequeñas briznas de harina y unos granos desmenuzados en dos o tres pedazos pero con trozos lo bastante grandes para que se pueden apreciar a simple vista”, añade López. 

Los granos de trigo, antes de ser molidos. Foto: Levaduramadre
Los granos de trigo, antes de ser molidos. Foto: Levaduramadre

La técnica del trigo troceado puede recordar a la del bulgur, que se ha hecho muy popular en los últimos tiempos y con el que comparte determinadas características. Sin embargo, hay diferencias entre ambos. “Aunque se parezcan, no son lo mismo”, nos cuenta López. “El bulgur es otro producto del trigo que se obtiene a partir de un grano pelado, seco y triturado que luego se rehidrata, mientras que para la harina de trigo troceado el grano debe estar completo, incluida la cáscara, y estar ligeramente húmedo". 

Las cualidades nutricionales también varían y en Levaduramadre señalan que las del trigo troceado son aún más interesantes que las del bulgur. "Mejora la motilidad intestinal y los problemas de estreñimiento gracias a su elevado contenido en fibra; también los procesos del sistema cardiovascular, nervioso, pulmonar y renal debido a la gran cantidad de minerales como el fósforo, magnesio, manganeso y potasio que aporta", explica López. "Asimismo, mantiene a raya los niveles de glucosa en la sangre y, por su elevada concentración en germen de trigo, ayuda a mejorar el sistema inmune ya que es rico en antioxidantes, vitamina E, vitaminas del grupo B y grasa insaturada, que es la que es saludable para el cuerpo”, añade.

La hogaza de trigo troceado de Levaduramadre. Foto: Levaduramadre
La hogaza de trigo troceado de Levaduramadre. Foto: Levaduramadre

Además, en Levaduramadre lo presentan como un pan ideal para el verano, una época del año en la que la prioridad, para que vamos a engañarnos, es no pasarnos de la raya. Desde esta panadería, sostienen que el pan de trigo troceado puede ayudar en las dietas de control de peso porque, "consumido con líquidos que hacen que la fibra se hinche, nos permite tener una sensación de saciedad aunque no hayamos comido mucho", comenta López.

Por eso, no se resisten a maridarlo con comidas con las que va de perlas: "Es ideal como acompañamiento de sopas frías como el gazpacho, el tzatziki o la vichyssoise en verano o en caldos o cremas de verduras en invierno. También es ideal para las tostadas del desayuno porque conserva el sabor neutro del trigo por lo que combina bien tanto con dulce como con salado". ¿Quién iba a pensar que íbamos a aprender algo nuevo sobre el pan a estas alturas de la vida? Hagamos hueco en nuestra vida (y estómago) al trigo troceado.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.