Hay brechas "sorprendentes"” en conocimiento de las ITS en adolescentes lesbianas y bisexuales

Anne Harding

NUEVA YORK (Reuters Health) - Muchas adolescentes lesbianas y bisexuales de Estados Unidos ignoran que pueden adquirir infecciones de transmisión sexual (ITS) a través del sexo entre mujeres.

“Hallamos una falta de conocimiento sorprendente entre las menores lesbianas y bisexuales”, dijo la coautora, doctora Jennifer Wolowic, del Centro sobre Estigma y Resiliencia en Jóvenes Vulnerables de la Universidad de Columbia Británica, Vancouver.

Consideró que estas menores necesitan saber que las ITS se pueden transmitir a través de los fluidos corporales, ya sea en los dedos o los juguetes sexuales, y que los métodos de barrera, incluidos los preservativos reutilizables, pueden reducir el riesgo. “Es una conversación que los médicos tienen que tener”, dijo Wolowic.

Estudios previos habían sugerido que las adolescentes gay o bisexuales tienen alto riesgo de contraer ITS, según publica el equipo en Journal of Adolescent Health.

Los autores convocaron a 150 lesbianas y bisexuales de entre 14 y 18 años. Las organizaron en grupos focales online, de acuerdo con la identidad sexual autoinformada y si tenían o no experiencia sexual.

Varias participantes ignoraban que las ITS podrían transmitirse entre mujeres. Una adolescente de 18 años dijo: “Nadie me habló de usar protección mientras tengo relaciones sexuales porque ningún conocido tiene idea de cuán seguro pueden ser el sexo lésbico”.

Aquellas que sabían algo sobre los métodos de barrera dijo que no sabía como conseguirlos.

Muchas participantes dijeron que serían menos propensas a usar protección durante el sexo lésbico porque consideraban que las mujeres eran más confiables que los varones.

Las adolescentes atribuían su desconocimiento sobre las ITS y los métodos de barrera a la escasa educación sexual en el colegio. Los programas de educación sexual que avanzaban más allá de la abstinencia sexual, se concentraban en las dudas heterosexuales, según indicaron las participantes.

Varias participantes citaron el placer como el motivo por el que no deseaban usar un método de barrera. Muchas usaban el test de ITS para controlar su riesgo, en lugar de métodos de barrera. Pero algunas, en especial las que no habían tenido experiencia sexual, querían probarlos durante las relaciones sexuales.

Concentrarse en los potenciales aspectos placenteros de los métodos de barrera “alentará a las adolescentes a utilizarlos en las relaciones sexuales, a la vez que promovería la conversación sobre el sexo saludable y placentero entre las jóvenes”, publica el equipo de Wolowic.



FUENTE: Journal of Adolescent Health, online 28 de diciembre del 2017