Harvey Weinstein fue hallado culpable de violación y abuso sexual

LA NACION

El juicio contra Harvey Weinstein finalmente tiene un veredicto. Este lunes, en Nueva York, el productor de Hollywood fue declarado culpable de violación y abuso sexual, aunque fue declarado inocente en los cargos de agresión sexual depredadora. El magnate deberá permanecer en prisión en espera de su condena, que será de entre 5 y 25 años.

Durante la lectura de sentencia, Weinstein se sentó junto a sus abogados, mientras cuatro oficiales de la policía se mantenían parados detrás de él. El productor se mantuvo quieto e inmutable durante todo momento.

El juez anunció que el hombre debía ser trasladado inmediatamente a prisión, pero ni bien los oficiales se acercaron para llevárselo, se negó a moverse de su lugar. Finalmente, minutos más tarde, fue esposado y escoltado fuera de la sala por agentes oficiales.

Una vez que terminó la lectura, el fiscal Cyrus R. Vance Jr. brindó una conferencia de prensa, en donde aseguró que las mujeres que habían testificado en el caso han cambiado el curso de la historia de la lucha contra la violencia sexual.

"Harvey Weinstein es un depredador sexual que ha usado su poder para atacar y humillar a sus víctimas", aseguró Vance. "Tengo y tenemos una gran deuda con todas las sobrevivientes de este caso. No solamente fueron valientes, fueron también heroicas. Las palabras no puede describir el sacrificio que han hecho".

El juicio

Fueron en total seis mujeres las que testificaron en su contra durante el juicio llevado acabo en Manhattan, aunque solo los testimonios de dos de ellas podían mandar al hombre a la cárcel. A Weinstein se lo acusaba de haber violado en 2013 a Jessica Mann, una aspirante a actriz que ahora trabaja como peluquera en el Hotel DoubleTree, y de practicar sexo oral a la fuerza a Miriam Haley, exasistente de producción de Project Runway, en su apartamento en el Soho, en 2006.

El hecho de que lo hayan declarado inocente de los cargos de agresión sexual depredadora, da a entender que el testimonio de Annabella Sciorra, la actriz de Los Soprano que acuso al exproductor de haberla violado, no fue tenido en cuenta por el jurado.

En su alegato final, la fiscal adjunta de Manhattan, Joan Illuzzi, se había referido al exproductor como un "violador serial extremadamente agresivo", agradeciendo a las mujeres que expusieron sus historias para lograr justicia. "No vinieron a un concurso de belleza, ni por dinero, ni buscando la fama, sino a ser escuchadas. Sacrificaron su dignidad, su privacidad y su paz ante la perspectiva de que sus voces sean suficientes para que se haga justicia".

Por su parte, la defensa de Weinstein acusó a la Fiscalía de "crear con este caso el guion de una película en la que el hombre poderoso es tan falto de atractivo y grande que ninguna mujer nunca podría querer acostarse con él", a la vez que tildaron de mentirosas a las seis mujeres que testificaron en su contra.

Al mismo tiempo que se iniciaba el proceso en Nueva York, fiscales de Los Ángeles (California) anunciaron nuevas acusaciones contra Weinstein, en esta ocasión por violar a una mujer y agredir sexualmente a otra en incidentes separados en 2013. El hombre se enfrenta también a investigaciones en Londres y del gobierno federal de los Estados Unidos.

El escándalo por las acusaciones en su contra derivó en un movimiento global en el que miles de mujeres de todo el mundo denunciaron situaciones de abuso y acoso sexual bajo el lema #MeToo ("Yo también"). Las actrices Rose McGowan y Ashley Judd fueron dos de las mujeres que alzaron la voz desde el principio, aunque muchas más lo hicieron después. Mientras tanto, el exproductor ha negado de forma consistente todas las acusaciones realizadas por más de 70 mujeres.