Harris: Seguridad del agua es prioridad de política exterior

·4  min de lectura
El presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris llegan a colocar una corona en la Tumba del Soldado Desconocido, el lunes 30 de mayo de 2022 en el Cementerio Nacional de Arlington, Virginia. (AP Foto/Andrew Harnik) (ASSOCIATED PRESS)

WASHINGTON (AP) — La vicepresidenta Kamala Harris afirmó el miércoles que Estados Unidos está más seguro si las personas en otros países tienen suficiente agua para beber, para actividades agrícolas y para eliminar de forma segura las aguas residuales, enfatizando que el acceso al agua es una prioridad de política exterior.

Harris dijo que asegurarse de que todos los países tengan agua suficiente evitará conflictos, mejorará la salud e impulsará a las economías locales. Trabajar para alcanzar esos objetivos hará más estable y seguro al planeta, señaló en un plan de la Casa Blanca para atender los problemas de suministro y calidad global del agua.

El gobierno de Estados Unidos dijo que apoyará las inversiones en infraestructura hídrica en el extranjero y brindará asesoría técnica para ayudar a otros países a gestionar sus recursos del agua.

Más de 2.000 millones de personas en todo el mundo viven en países con problemas de disponibilidad de agua, en donde la demanda del recurso supera la oferta, según estimados de la Organización Mundial de la Salud. Harris afirmó que esa realidad tendrá un “profundo impacto en los intereses de Estados Unidos en todo el mundo”.

“La inseguridad del agua vuelve menos estable a nuestro planeta”, aseguró, añadiendo que puede llevar a “migración masiva, los que puede poner una presión significativa en las comunidades vecinas”.

Los republicanos han criticado al gobierno del presidente Joe Biden en cuanto al número de migrantes que llegan a la frontera sur. Harris ha señalado frecuentemente que el combate a la migración requiere atender “las causas de origen”, y previamente propuso proveer ayuda a corto plazo a ciertas naciones centroamericanas que enfrentan eventos climáticos extremos.

El plan difundido el miércoles asegura que la falta de acceso a saneamiento básico en Centroamérica “contribuye a la desigualdad, impulsa la migración y fomenta el descontento civil”.

El cambio climático aumentará las temperaturas e impulsará el clima extremo, empeorando el acceso al agua en algunas regiones. Hasta ahora, el mundo ha logrado un progreso modesto y desigual en cuanto a mejorar los servicios de agua con fines de saneamiento y potables, informó la Casa Blanca.

El acceso inadecuado al agua tiene un mayor efecto en las mujeres, quienes la necesitan para su higiene menstrual y a menudo son las responsables de transportar el agua, indicó el plan.

La OMS calcula que, a nivel mundial, 2.000 millones de personas toman agua de una fuente contaminada con residuos fecales, lo que puede provocar diarrea y otras enfermedades. El problema cobra alrededor de 485.000 vidas al año, según la organización.

La administradora de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés), Samantha Power, dijo que la invasión rusa a Ucrania ha privado de agua limpia a millones de personas en ese país.

“Algunos gobernantes se están aprovechando de la inseguridad hídrica y usándola como un arma de guerra”, dijo Power durante el evento.

La Casa Blanca dijo que usaría recursos existentes para implementar el plan, pero no dio muchos detalles sobre cómo se cumplirían los plazos y objetivos. Entre las metas se incluye mejorar el acceso al agua limpia sin aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero; ayudar a otras naciones a manejar sus recursos de forma sustentable, y hacer que las organizaciones internacionales atiendan los problemas de seguridad del agua.

Harris habló en la Casa Blanca junto con Power y Kathleen Hicks, subsecretaria de Defensa. Alice Albright, directora general de Millennium Challenge Corporation e hija de la exsecretaria de Estado, Madeleine Albright, también se pronunció en el evento.

“Muchos de nuestros intereses de seguridad nacional más importantes dependen de la seguridad del agua”, subrayó Harris.

El gobierno de Biden también dio a conocer un reporte de un año sobre sus labores en el combate a la sequía, un problema persistente y de gran magnitud que impacta a buena parte del oeste de Estados Unidos. Harris dijo que la iniciativa de infraestructura que se aprobó el año pasado destina miles de millones de dólares a la infraestructura hídrica, incluyendo el reemplazo de tuberías de plomo.

California, estado de residencia de Harris, ha resultado particularmente golpeado por las condiciones áridas. La menor cantidad de agua ha incrementado el riesgo de incendios forestales y ha obligado a implementar restricciones de agua para millones de californianos.

“Hemos visto el terrible costo de la crisis climática en todo el oeste”, aseguró la vicepresidenta.

___

Phillis reportó desde San Luis.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.