"Harfuch está en perfectas condiciones", dice Sheinbaum

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, junio 3 (EL UNIVERSAL).- La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó que el Secretario de Seguridad Ciudadana local, Omar García Harfuch, se encuentra estable, tras entrar a quirófano esta mañana de jueves.

"Fue algo muy, muy, menor, está en perfectas condiciones", dijo.

La SSC informó que García Harfuch ingresó al hospital para una intervención para retirar esquirlas de su cuerpo, tras el atentado del que fue víctima en junio de 2020, pero aseguró que no fue una cirugía de gravedad.

De acuerdo con la información, tras ser dado de alta luego del atentado por parte del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), varias esquirlas se quedaron en diferentes partes del cuerpo del jefe de la policía capitalina, por lo que requieren de cirugía.

El ingreso del secretario se dio la mañana de este jueves para realizarse la intervención en el brazo, y se espera que este mismo día sea dado de alta.

--Atentado a Harfuch costó 500 mil pesos

Poco más de 500 mil pesos fue lo que invirtieron los gatilleros que, según autoridades, pertenecen al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y que perpetraron el ataque contra el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC-CDMX), Omar García Harfuch.

Las armas se compraron en la Ciudad con dos días de antelación al atentado y fueron proporcionadas por los traficantes de la capital.

"El Reynol's", traficante de armas entrevistado por EL UNIVERSAL, reveló que la compra se realizó en una casa de seguridad en la alcaldía de Gustavo A. Madero.

Los compradores, dijo, tenían buenas referencias, pues fueron recomendados por un malandro, aparentemente con nexos con el CJNG; 36 horas antes del ataque pidieron 20 rifles de alto poder R-15, 10 millares de balas para abastecer esas armas y tres Barrett calibre .50, entre otros.

"De verdad querían chingarse al Harfuch, ese armamento sólo lo piden los grupos grandes o las autodefensas y los narcos que están en Guerrero. Si hubieran conseguido las granadas, creo que el jefe de la policía no se salva", relató el traficante.

Esta versión fue confirmada por peritos de la Fiscalía General de Justicia Local (FGJ-CDMX), quienes luego de iniciar la investigación determinaron que las armas ingresaron por el Estado de México a la Gustavo A. Madero y que estaban limpias, es decir, no se habían utilizado.