Hamilton sale victorioso en Imola, otro título de Mercedes

·3  min de lectura
El piloto de Mercedes Lewis Hamilton celebra con el equipo tras la victoria en el Gran Premio de Emilia Romagna en Imola, Italia, el domingo 1 de noviembre de 2020. (AP Foto/Luca Bruno, Pool)

F1-EMILIA ROMAGNA

El piloto de Mercedes Lewis Hamilton celebra con el equipo tras la victoria en el Gran Premio de Emilia Romagna en Imola, Italia, el domingo 1 de noviembre de 2020. (AP Foto/Luca Bruno, Pool)

IMOLA, Italia (AP) — Lewis Hamilton fue de menos a más para llevarse el domingo la victoria en el Gran Premio de Emilia Romagna y su escudería Mercedes celebró el séptimo título consecutivo de constructores.

Hamilton amplió a 93 su récord de victorias en la Fórmula Uno tras superar por 5,7 segundos a su compañero de equipo Valtteri Bottas.

“Siete veces campeones, algo para decirle a nuestros nietos", dijo Hamilton, quien también contabilizó el punto de bonificación por la vuelta más rápida. “Estoy un poco abrumado ahora mismo”.

“Ellos son los héroes no reconocidos”, agregó Hamilton sobre los empleados sobre los ingenieros, mecánicos y demás personal de Mercedes. "Siempre estaré agradecido a todos por ser parte de romper un récord como este. Es algo que ningún equipo ha hecho antes”.

El australiano Daniel Ricciardo quedó tercero con su Renault para subir al podio por segunda vez en la temporada. Daniil Kvyat alcanzó un meritorio cuarto lugar en la que debe ser la última temporada del ruso en AlphaTauri.

“Ha sido una carrera muy extraña. No entiendo lo que le pasó a Max, pero nos metió en la pelea por el podio", dijo Ricciardo. “Cyril (Abiteboul) no se tendrá que hacer otro tatuaje".

Abiteboul es el director del equipo y, al principio de la temporada, prometió hacerse un tatuaje si Ricciardo lograba un podio.

Charles Leclerc figuró quinto con su Ferrari, por delante del Racing Point del mexicano Sergio Pérez.

Hamilton largó segundo y llegó a ser rebasado por Max Verstappen, quien se retiró de la carrera a 11 vueltas del final tras el pinchazo de su rueda delantera derecha. Ello provocó el ingreso del coche de seguridad, lo que obligó que los pilotos cambiasen de neumáticos medios a duros.

Hamilton se perdió la primera oportunidad para el repostaje y entró más tarde que los otros pilotos, pero su ventaja era la suficientemente amplia para salir con una ventaja de dos segundos sobre Bottas.

El coche de seguridad permaneció en la pista cuando George Russell perdió el control de Williams y embistió las barreras. El británico salió ileso, pero no ocultó su enojo al quedarse sentado en el césped al costado de la pista.

Botta dispuso de la oportunidad para asediar a Hamilton con seis vueltas por recorrer, pero Hamilton se despegó en el reinicio y cronometró sus vueltas más rápidas rumbo a otra cómoda victoria.

La F1 regresó al circuito de Imola por primera vez desde 2006, cuando Michael Schumacher ganó en el circuito Enzo y Dino Ferrari situado en el corazón del automovilismo deportivo de Italia, y el sitio donde Ayrton Senna se mató en un choque a toda velocidad en 1994.

Hamilton venía de romper el récord de victorias de Schumacher cuando obtuvo la número 92 el pasado fin de semana en Portugal.

El piloto británico amenaza el récord de siete campeonatos de Schumacher, con una ventaja de 85 puntos sobre Bottas. Quedan cuatro carreras por disputar, con un máximo de 104 puntos. Hamilton podría sentenciar el título en el Gran Premio de Turquía el 15 de noviembre.

Tras obtener la pole, Bottas realizó una buena larga. Hamilton, en cambio, retrocedió.

“Ha sido una carrera agotadora. Mejoramos mucho en velocidad tras un mal comienzo", dijo Hamilton.

El sexto lugar del “Checo” Pérez fue amargo, ya que el mexicano dispuso de una buena oportunidad para subir al podio por primera vez esta temporada.

Después de largar undécimo, Pérez logró subir al cuarto lugar para la parte final de la carrera. El abandono de Verstappen le permitió quedar tercero transitoriamente, pero Racing Point le instruyó volver a pits para usar neumáticos blandos. Esa maniobra hizo que Pérez cayera a la séptima posición, con Ricciardo y Leclerc rodando con neumáticos duros.