Halloween: literatura de terror para empezar a cerrar un 2020 de pánico

Daniel Gigena
·7  min de lectura
Mariana Enriquez, referente local e impulsora del género
Fuente: Archivo

En un año de terror, dominado por el miedo al contagio de un nuevo virus, toques de queda en capitales del mundo, masivos confinamientos forzosos y una seguidilla de desastres ambientales, no es causal que el género de terror se haya popularizado. No solo en la literatura; todas las plataformas de streaming ofrecen un rosario de series aterradoras, que pueden ser consumidas en modo insomne para matizar el exceso de realidad de la pandemia. Más aún este fin de semana de Halloween.

En 2020, además, la directora del área de Letras del Fondo Nacional de las Artes, la escritora Mariana Enriquez, convocó por primera en la historia del organismo a un concurso de letras enfocado en los géneros de ciencia ficción, fantástico y terror. La autora de Nuestra parte de noche, libro récord de premios este año, recibió críticas por esa decisión, que sin embargo logró la presentación de tres mil originales. Los ganadores de la liga federal del terror literario se conocerán en las próximas semanas.

"Las plataformas de streaming muestran un reverdecer del terror como género -confirma Pablo Martínez Burkett, escritor y máster en escritura creativa por la Universidad de Salamanca-. Con la literatura pasa lo mismo. No importa cuántas veces se haya declarado el ocaso, cada generación encuentra una forma nueva de contar lo mismo: la inquietud que nos provoca lo desconocido. La pandemia agravó la dimensión social del miedo, cuchicheando al oído de los miedos ancestrales". Para el autor de Forjador de penumbras, el terror doméstico va encontrando su identidad. "Con notas propias, a partir del mestizaje de las convenciones del género con nuestras tradiciones. Esta es la hora. Además, quienes hoy trascienden las fronteras escriben un terror bien argento y son escritoras formidables". De yapa, Martínez Burkett recomienda la lectura de La lengua de los Geckos (Muerde Muertos), de Fabián García.

Día a día, el terror gana lectores entre los jóvenes. "Los que fuimos chicos entre los años 60 y los 80 nos sumergimos en el terror con Edgar Allan Poe y Horacio Quiroga -dice a LA NACION la escritora y editora Cristina Alemany, especialista en literatura YA (Young Adults)-. Después vinieron Stephen King y Clive Baker. Los lectores jóvenes de la actualidad comparten estos gustos, junto a Drácula y todas las sagas vampíricas, donde reina Anne Rice; Frankenstein, libros de H. P. Lovecraft y cuanto clásico esté a mano". Para Alemany, los lectores se pueden haber iniciado con El fantasma de Canterville, Vampiratas, Escalofríos o Coraline, para seguir leyendo. Una de sus recomendaciones para el público YA es Asylum (VyR), de Madeleine Roux. "Tuvo mucho éxito y ella vino a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en 2017-recuerda-. Iba a ser una novela y terminó siendo una saga con varios libros, uno asustaba más que el otro. También están los éxitos de streaming como Sabrina, Strangers Things o La maldición de Bly Manor, que también lanzan sus libros". La autora de Cómo entender a los chicos... y conquistar su corazón señala que en la Argentina hay especialistas BBB (Bloggers, Booktubers y Bookstagrammers) en el género."Destaco a Coos Burton que lleva tiempo recomendando buenos libros, y asustándonos un poco también con sus producciones".

OCHO LIBROS QUE DAN MIEDOLa sangre manda (Plaza y Janés), de Stephen King

Este volumen recopila cuatro novelas cortas del maestro del terror que atraviesan varios periodos de su producción: La sangre manda, protagonizada por la investigadora médium Holly Gibney; El teléfono del señor Harrigan, que cuenta el vínculo entre un anciano millonario, un niño lector y la tecnología; el clásico La rata (con un escritor obsesionado con la idea del éxito) y La vida de Chuck.

Ultra/Tumba (Literatura Random House), de Leo Oyola

El retorno de Oyola a las librerías después de una larga pausa sorprendió con un híbrido entre la literatura de zombis, las narraciones carcelarias o "tumberas" (en la jerga criolla) y cierta atmósfera de cómic, donde lo más imprevisible se ajusta a una lógica. Ambientada en una cárcel argentina, la novela también cuenta la historia de amor entre una presa y una guardia en medio de un motín ultraviolento.

Sol de medianoche (Alfaguara), de Stephenie Meyer

La nueva novela de la creadora de la serie romántico-vampírica Crepúsculo, que fue llevada al cine con éxito, narra la historia de amor entre Isabella Swan y Edward Cullen desde el punto de vista del "joven" vampiro. Suerte de precuela de la tetralogía que la hizo célebre, la autora pudo superar la "maldición" de Sol de medianoche y publicarla por fin en agosto de este año.

La casa infernal (Minotauro), de Richard Matheson

Clásico del terror y en particular del subgénero de las casas embrujadas, esta novela de Matheson reconstruye la expedición científica de un grupo de personas a la mansión de Emeric Belasco. Parapsicología, espiritismo y violencia se conjugan en esta obra que fue llevada al cine y adaptada al cómic. Tiene varias similitudes con la precursora La maldición de Hill House, de Shirley Jackson, en la que se basa la serie homónima de Netflix.

El relato del monstruo (Umbriel), de Shaun Hamill

Para Stephen King, esta novela de prosa simple y bella "combina de manera brillante los mitos de H. P. Lovecraft con la historia de una familia actual que se ve amenazada por fuerzas supernaturales que solo quieren destruirla". Narrada por el hijo menor de la familia que, como su madre y sus hermanas, recibe la visita nocturna de una criatura espeluznante, la novela asocia la ruina económica de los Turner con el terror sobrenatural de una maldición que atraviesa las generaciones.

Ahora solo queda la ciudad (Ayarmanot), de Cristian Romero

"Como se lo imaginó, hay cientos de larvas adheridas a la pared. Gusanos inmensos que se inflan y desinflan, llenos de protuberancias que brillan por la humedad de su piel. El Eterno se acerca y pone las palmas de las manos sobre una de las larvas con una suavidad casi que maternal. Luego la desprende de la pared, como si fuese una herida a la que se le debe tratar con mucho cuidado", se lee en "Más allá de las ruinas", uno de los ocho cuentos de este narrador colombiano. Sus historias transcurren, como exige el género, en casonas góticas abandonados y bosques lúgubres, pero también en espacios reconocibles como vagones de metro, clínicas y casas de las que es imperioso escapar. Romero forma parte de la antología Bogotá39, con textos de escritores de América Latina menores de 40 años.

Tierra fresca de su tumba (Marciana), de Giovanna Rivero

Otra obra maestra de la escritora boliviana, con seis cuentos donde temáticas como la violencia de género, las adicciones y la xenofobia se enmascaran con la "poesía de lo monstruoso", como escribe su compatriota, la escritora Liliana Colanzi. "Tengo dos opciones para la princesa. Raparla. Dejarle el cuero liso para que todos sepan que ella y sus ancestros deben un buen dinero. O rajarla. Kenya ni siquiera tuvo tiempo de escoger entre esas dos supuestas opciones. En unos segundos el sujeto tomó la navaja de la bella Luna Sangrienta y le rajó el costado izquierdo de la boca, casi hasta la oreja. Hubo sangre negra en el pasto. Hubo sangre. Mucha. Hubo quizás ríos espeluznantes de sangre que fertilizaron a la mala los sembradíos, briznas invisibles y viscosas que todo lo pringaron, el aire y la respiración, la madera y el hierro", se lee en "Piel de asno". De Rivero también se puede encontrar en las librerías Para comerte mejor, publicado por Final Abierto.

El miedo y su sombra. Cuentos clásicos de terror (1814-1914) (Edhasa), de Leslie S. Klinger

Esta antología a cargo del escritor y editor estadounidense Leslie S. Klinger agrupa relatos escritos entre 1814 y 1914, periodo en el que tuvo lugar el apogeo del romanticismo literario. Incluye narraciones de M. R. James, Ambrose Bierce, Arthur Conan Doyle, Saki, E. T. A. Hoffmann, Bram Stoker, Sarah Orne Jewett, W. C. Morrow, Sheridan Le Fanu, Kate Chopin y Théophile Gautier, entre otros fundadores del terror moderno. Vampiros, sadismo, terror psicológico, fantasmas y momias en un volumen que incluye relatos de autores aún poco conocidos.