Hallan sin vida a mujer al interior de un domicilio en Morelos

·3  min de lectura

CUERNAVACA, Mor., febrero 19 (EL UNIVERSAL).- El Servicio Médico Forense levantó el cuerpo sin vida de una mujer, hallada en el interior de una casa del municipio de Cuernavaca, donde el delito de feminicidio repuntó en los últimos dos años.

Los reportes preliminares indican que la mujer fue hallada con las manos atadas y huellas de golpes en distintas partes de su cuerpo.

En lo que va de este año suman siete mujeres asesinadas con extrema violencia en el estado, y de acuerdo con la Fiscalía General del Estado cuatro de esos casos están resueltos y restan tres por concluir.

En Morelos ocho de los 36 municipios tienen activada la Alerta de Violencia de Género, entre ellos Cuernavaca.

El delito del feminicidio cobró relevancia en los últimos tres años porque en 2018 se registraron 28 crímenes violentos de mujeres, en 2019 fueron 39 y en el 2020 la Fiscalía General del Estado abrió 33 carpetas de investigación por ese delito.

En 2018 los municipios con mayor número de delitos de feminicidio fueron Temixco con cuatro casos, Cuernavaca, Cuautla y Jojutla con tres casos cada uno y Tepoztlán con dos.

La mayoría de las víctimas eran solteras o vivían en unión libre, de acuerdo con los datos oficiales.

Del grupo de víctimas 11 eran empleadas, siete dedicadas al hogar, una enfermera, una comerciante, dos estudiantes y el resto estaban desempleadas.

En 2019 se registraron 39 feminicidios, de los cuales 17 eran empleadas, tres décadas al hogar, cinco comerciantes, una tenía actividades en el campo, una enfermera, una sexoservidora, cuatro desempleadas y el resto se citan como casos sin datos de ocupación laboral.

Los municipios con mayor número de crímenes violentos contra mujeres fueron Cuernavaca con nueve casos, Emiliano Zapata con cinco y Xochitepec con tres casos.

De todas las víctimas cuatro eran casadas y una estaba divorciadas, mientras que la mayoría eran solteras o vivían en unión libre.

Para 2020 el número de feminicidios ascendió a 33, principalmente en los municipios de Cuernavaca, Huitzilac y Xochitepec.

De las víctimas 12 eran empleadas, dos desempleadas, dos comerciantes y una empresaria, ocho se dedicaban al hogar, en otros casos no hay datos sobre su ocupación laboral y en otros casos. De ese grupo seis eran casadas y el resto vivían solteras o en unión libre.

De los municipios que crecieron en número de feminicidios son Temixco y Emiliano Zapata. El primero de ellos está marcado por la violencia contra las mujeres desde 2015 cuando fue asesinada a balazos la alcaldesa electa Gisela Mota Ocampo.

La actual alcaldesa, Jazmín Solano López, surgió de ese grupo político y aunque el municipio tiene activada la Alerta de Violencia de Género su política ha resultado ineficiente para detener el flagelo.

Emiliano Zapata, perteneciente a la zona metropolitana, es gobernada por segunda ocasión por el político Fernando Aguilar Palma, pero no ha logrado detener los altos índices de violencia y en específico los feminicidios.

En Morelos, de acuerdo con artículo 213 Quintus del Código Penal comete el delito de feminicidio quien por razones de género prive de la vida a una mujer.

Existen razones de género cuando se haya dado, entre el activo y la víctima una relación de parentesco por consanguinidad o afinidad; cuando entre ambos se haya dado una relación laboral, docente, o cualquier otro que implique confianza, subordinación o superioridad.

También se configura el delito de feminicidio cuando la víctima presenta signos de violencia sexual de cualquier tipo, o se le hayan infligido lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones, previa o posterior a la privación de la vida, además de que su cuerpo sea expuesto o arrojado en un lugar público.