Hallan ingredientes exóticos de una ‘tortilla prehistórica’ junto a una antigua fogata en Israel

Facebook screengrab

El desplazamiento de las dunas en el desierto israelí del Neguev ha revelado un antiguo campamento, y entre los “raros” hallazgos hay ingredientes de una comida dejados junto a una fogata, según la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Al parecer, los nómadas estaban preparando una “tortilla” con huevos de avestruz, informa la autoridad en un comunicado de prensa del 12 de diciembre.

Se recuperaron ocho huevos de avestruz y se calcula que tienen entre 4,000 y 7,500 años de antigüedad, según las autoridades.

“Encontramos un campamento que se extiende unos 200 metros cuadrados, que fue usado por los nómadas del desierto desde tiempos prehistóricos”, dijo Lauren Davis de la Autoridad de Antigüedades de Israel en el comunicado. “En el yacimiento encontramos piedras quemadas, sílex y herramientas de piedra, así como fragmentos de cerámica, pero el hallazgo verdaderamente especial es esta colección de huevos de avestruz”.

Los restos del campamento salieron a la luz en medio de los esfuerzos por “preparar nuevas tierras de cultivo” para Be’er Milka, una comunidad agrícola de unas 30 familias.

La proximidad de los huevos junto al pozo de fuego demuestra que “fueron recogidos intencionadamente” en una época en la que los avestruces eran comunes en la región, dijo Davis. Se han encontrado restos de huevos de avestruz en otros yacimientos arqueológicos de Israel, pero “en contextos funerarios y como objetos de lujo y cantimploras”, explicaron las autoridades.

“A veces hay incluso indicios de decoración e incisiones en los huevos de avestruz, lo que demuestra su uso como objetos decorativos”, dijo el Dr. Amir Gorzalczany de la autoridad.

“Resulta interesante que, aunque los huevos de avestruz no son poco frecuentes en las excavaciones, no se han encontrado huesos de esta gran ave. “Esto puede indicar que en el mundo antiguo la gente evitaba enfrentarse al avestruz y se contentaba con recoger sus huevos”.

Los nómadas no construían sus campamentos de forma permanente, lo que significa que los arqueólogos no esperan encontrar restos de estructuras. En los raros casos en que se encuentran indicios de un campamento, los expertos atribuyen la protección de los artefactos al rápido desplazamiento de la arena.

Es probable que los huevos hallados recientemente hayan permanecido bajo las dunas durante miles de años, lo que “explica su excepcional conservación”, según las autoridades.

“La colección de huevos de avestruz de Be’er Milka es un hallazgo raro y fascinante”, declaró en el comunicado Eli Escuzido, director de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

“Parece que los huevos sobrevivieron al estar cubiertos por las dunas de arena durante tanto tiempo, y debido al clima relativamente seco de la zona”, dijo Escuzido. “Los hallazgos irán directamente de la excavación al nuevo laboratorio de análisis (...) donde se someterán a más observaciones e investigaciones”.