Haitianos esperan combustible después de que la policía rompió bloqueo de pandillas a terminal

FOTO DE ARCHIVO: Las protestas en Haití por la escasez de combustible continúan incluso cuando se reanudan las entregas, en Puerto Príncipe

PUERTO PRÍNCIPE, 5 nov (Reuters) - Los haitianos esperaban el sábado un rápido retorno del suministro de combustible después de que la policía rompió un bloqueo de pandillas que durante dos meses dejó a la economía sin gasolina ni diéseil y desencadenó una crisis humanitaria.

La Policía Nacional de Haití dijo en un comunicado a última hora del viernes que recuperó el control de la terminal de combustible de Varreux, donde la coalición de bandas G9 había cavado trincheras y levantado barricadas para impedir la distribución de combustible.

A pesar de la operación policial, todavía era demasiado pronto para decir cuándo podrían acceder los camiones a una zona que fue escenario de fuertes tiroteos en los enfrentamientos entre la policía y las pandillas el jueves.

"No sabemos exactamente cuándo comenzarán las entregas de combustible", dijo una fuente con conocimiento de la situación. "Los camiones también necesitan tener un paso seguro".

Las reservas de combustible de Haití se han ido agotando a medida que los importadores luchaban por conseguir el pago de los subsidios que mantienen los precios del combustible bajos en la nación caribeña, y debido a las dificultades para obtener dólares del banco central, han dicho fuentes a Reuters.

La escasez de gasolina y diésel ha paralizado casi toda la actividad económica, incluso en el transporte y los hospitales, y ha obligado a muchos empresarios locales a cerrar sus operaciones.

El mes pasado, Naciones Unidas advirtió que el país se enfrentaba a una aguda inseguridad alimentaria.

La coalición de bandas haitianas exigió la dimisión del primer ministro Ariel Henry, que ha dirigido el país desde poco después del asesinato del presidente Jovenel Moïse el año pasado.

(Reporte de Brian Ellsworth en Sao Paulo y Harold Isaac en Puerto Príncipe; Editado en Español por Ricardo Figueroa)