Haitianoamericano llevaba ayuda a Haití desde Miami. Entonces su embarcación se hundió

·7  min de lectura

Se dirigía a Haití desde Miami para iniciar un negocio de taxis acuáticos. Pero la embarcación que acababa de comprar para su nuevo proyecto se volcó a las pocas horas de comenzar el viaje.

Renel Noel, de 69 años, quien dedicó gran parte de su vida a ayudar a su gente recaudando dinero para ayuda humanitaria, y quien compró una ambulancia e instaló un sistema de agua para proporcionar agua potable a sus compatriotas, murió durante un nuevo intento de mejorar las condiciones de viaje en la región noroeste de su país.

“Trabajó incansablemente para hacer de este país, especialmente de su lugar de origen, un lugar mejor”, dijo Jean Dorcelien, un amigo de Noel.

La repentina muerte de Noel, el 7 de junio, es difícil de comprender, según su familia. Sus familiares y amigos lo recuerdan como alguien que dedicó su vida al servicio de los demás.

Noel quería transportar a la gente por agua desde Cabo Haitiano, en el norte de Haití, hasta su ciudad natal, La Pointe, en las afueras de Port-de-Paix, en el noroeste. Convencido de que era una solución para uno de los muchos problemas que aquejan a su país natal: la falta de acceso seguro por carretera a algunas partes del país, Noel compró en abril en Fort Lauderdale un barco Hatteras 1972, de 42 pies de eslora .

Lo que ocurrió

El barco Hatteras 1972, de 42 pies
El barco Hatteras 1972, de 42 pies

Noel se hizo a la mar dos meses después con su amigo Anouce Jean. Zarparon el 7 de junio, poco después de la medianoche, desde el río Miami.

Alrededor de la 1:30 a.m., Jean dijo que notó que salía humo del motor del barco. Cuando Noel investigó, la embarcación ya hacía agua y y se hundía rápidamente, dijo Jean.

La avería del motor cortó la corriente eléctrica de la embarcación y sus teléfonos y la radio quedaron inutilizados. Jean dijo que intentaron subir a un bote salvavidas, pero estaba atado demasiado fuerte y los cuchillos estaban guardados en la cabina de abajo.

Él y Noel consiguieron ponerse los chalecos salvavidas. Saltaron del barco que se hundía y se aferraron a la barandilla de la embarcación mientras se sujetaban juntos a un barril de gasolina para que las corrientes no los separaran.

“Le dije: ‘La corriente es tan fuerte que te perderé y tú me perderás a mí’”, dijo Jean.

Jean cree que los cuatro barriles de combustible con los que viajaba Noel podrían haber sobrecargado la embarcación y haber provocado su hundimiento.

El día de la volcadura, Jean y Noel seguían al El Shaddai, un buque de carga que llevaba alimentos, tuberías y bombas de agua a House of Hope, un hospital infantil y un centro de acogida a largo plazo en La Pointe.

Azoual Lubin, el timonel del barco, dijo que había intentado convencer a Noel de que no lo siguiera en su barco recién comprado porque era un viaje de tres días que habría llevado demasiado tiempo. Lubin dijo que Noel se mostró inflexible. La tripulación del barco pudo ver la embarcación de Noel mientras cruzaba el puente de Brickell Avenue a la 1:30 a.m. Pero cuando desapareció en la oscuridad, Lubin dijo que pensó que Noel había decidido regresar a casa.

“No estaba preocupado en lo absoluto, porque hacía buen tiempo”, dijo Lubin. “Y si algo iba mal, creía que nos habría llamado”.

Después de que el barco volcara, Noel y Jean tuvieron que soltarse y empezar a nadar. Jean dijo que estaba completamente oscuro.

“Los guardacostas pasaron por delante de nosotros tres veces, pero no pudieron vernos”, dijo Jean. “Levantamos las manos y las olas nos empujaron”.

Noel murió poco después mientras se apoyaba en Jean en medio del océano. “Entonces, lo solté”, dijo Jean.

Más tarde, una familia en un yate rescató a Jean y alertó a los guardacostas, quienes ya habían iniciado una búsqueda tras percatarse de los restos en el agua. Jean fue trasladado al Broward Health Imperial Point de Fort Lauderdale.

Los guardacostas dijeron que recuperaron el cuerpo de Noel en la tarde del 8 de junio a unas 20 millas al noreste de Port Saint Lucie. Su cuerpo sin vida coincidía con la descripción de la persona desaparecida, y una prueba de ADN y sus huellas dactilares lo confirmaron posteriormente. La familia de Noel dijo que se enteró del hundimiento a través de familiares en Haití a quienes Jean había informado.

Intervención de los guardacostas estadounidenses

La familia de Noel se puso inmediatamente en contacto con la Guardia Costera cuando se enteró de que se había recuperado su cuerpo. Temían que los guardacostas lo confundieran con uno de los muchos haitianos que han perecido en el mar antes de llegar a su destino en Estados Unidos.

“Sin su identificación, probablemente pensarían que se trataba de un hombre que intentaba escapar de Haití”, dijo su hija Suzanne Noel. “Por suerte, nos pusimos en contacto con ellos lo suficientemente pronto para decirles: ‘Este es nuestro padre. Es ciudadano estadounidense. Este es su nombre y lo que hace’”.

Noel estuvo vinculado a; Cuerpo de Auxiliares de los guardacostas más de 20 años.

Mary Newman, vicecomandante de la Flotilla 6-9 del Séptimo Distrito de la Guardia Costera, introdujo a Noel en la Auxiliar, y desde entonces trabajaron juntos. La Flotilla 6-9 es una unidad organizadora de los Auxiliares que ayuda a los guardacostas en cualquier misión.

Newman dijo que sintió “conmoción, incredulidad y absoluta tristeza” cuando se enteró de la muerte de Noel en el mar.

“Había superado todo el entrenamiento de comunicaciones, lo que significa que podía sabía operar la radio del barco”, dijo Newman. “Los guardacostas sabrían dónde se hundió su barco. Él habría sido capaz de determinarlo”.

“Renel era uno de mis mejores amigos”, continuó Newman. “Y era un gran elemento aquí en nuestra comunidad”.

Noel fue el primer intérprete de criollo haitiano del país para la Guardia Costera, dijo Newman.

“Fue un shock para todos en la Flotilla”, dijo Dorcelien, el amigo y comandante de la Flotilla 6-9. “Todavía no puedo creerlo”.

Ayuda humanitaria

Paulette, ex esposa de Noel, dijo que este se sintió motivado a hacer trabajo humanitario después de ser testigo de la ayuda que los misioneros brindaban a su pueblo cuando crecía en Haití.

Se inició en los viajes misioneros a países del Caribe y Sudamérica a principios de la década de 1990 como miembro de la Iglesia Presbiteriana de Miami Shores.

Más tarde, se asoció con la iglesia para enviar la primera ambulancia médica al Centro Médico de Beraca en La Pointe. En 2004, usó sus habilidades como contratista de riego con licencia para instalar un sistema doméstico de agua, proporcionando agua potable fresca al centro médico.

En 2012, Friends of Humanity. Su organización fue un puente entre Extreme Response, una organización humanitaria basada en la fe, y House of Hope, el centro de atención a la infancia en Haití. Noel compraba alimentos y suministros: arroz, frijoles, harina de maíz, bulgur, azúcar, harina de trigo, arenque ahumado y bacalao salado; los empaquetaba en barriles y cajas y cada tres meses los enviaba en buques de carga a House of Hope y el Centro Médico Beraca.

“Tocó tantas vidas por la forma en que ayudó y las muchas maneras en que lo hizo, en el pueblo y en sus alrededores: no solo a nosotros, él ayudaba a la iglesia y a las escuelas”, dijo Jenny Reitz, la directora de desarrollo de Extreme Response.

Además del proyecto del taxi acuático, Noel había planeado construir un jardín hidropónico en House of Hope, con la ayuda de un compañero del Club Rotario del Pequeño Haití. El objetivo era ampliarlo fuera del hospital y enseñar a otros a cultivar sus propias verduras.

“Le llamábamos el Papá de House of Hope, por las muchas cosas que hizo por nosotros”, dijo Reitz. “Esto es simplemente desgarrador. ¿Quién podría sustituirle?”.

Reitz se reunió con la familia de Noel y los miembros de la junta directiva de Friends of Humanity en su funeral el 25 de junio. El propietario de El Shaddai se ofreció a seguir transportando los suministros necesarios para el hospital infantil.

“A raíz de su muerte, ha habido una serie de personas que vienen y dicen: ‘Queremos mantener la asociación y el trabajo en Haití’”, dijo Reitz. “Así que seguiremos haciendo todo lo que podamos para mantener vivo su legado”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.