Haití teme alza de cólera al levantarse bloqueo de gasolina

HAITÍ-CÓLERA (AP)
HAITÍ-CÓLERA (AP)

Los casos de cólera abruman a Haití y los expertos advierten que la situación puede agravarse ahora que el país ha regresado a la actividad luego de un bloqueo de combustibles que lo paralizó durante dos meses.

El doctor Jeanty Fils, vocero del Ministerio de Salud, dijo a The Associated Press que la gente ha regresado a las calles y probablemente está transmitiendo cólera mientras el gobierno tiene dificultades para obtener equipos necesarios para salvar la vida y discute si debe pedir vacunas contra la enfermedad.

“Necesitamos más recursos”, dijo. “Los casos de cólera siguen aumentando en Haití”.

Al menos 156 personas han muerto y más de 6.900 están hospitalizadas, según la Organización Panamericana de la Salud y el gobierno haitiano, aunque algunos funcionarios creen que las cifras son mucho mayores porque muchos casos no se reportan.

Ante el agravamiento de la situación, Naciones Unidas anunció el martes que buscaba recaudar, junto con Haití y otros socios, 146 millones de dólares para la lucha contra el cólera. Al menos medio millón de personas están en peligro de contraer la enfermedad, según la OPS y la Organización Mundial de la Salud.

“El aumento brusco de casos en las últimas semanas y la rápida transmisión del cólera en el país es motivo de preocupación", dijo Ulrika Richardson, coordinadora humanitaria residente de la ONU.

Fils observa que los casos de cólera probablemente se vieron contenidos durante el bloqueo porque las gasolineras estaban cerradas y muchos en este país de 11 millones de habitantes permanecían en sus casas.

“Ahora la gente va a desplazarse más”, dijo. “Podría empezar a transmitirse”.

Stephanie Mayronne, administradora de operaciones médicas de Médicos sin Fronteras, dijo que si los enfermos de cólera empiezan a viajar a zonas con escasez de instalaciones sanitarias y agua potable, es probable que aumenten los casos.

“Es una cerilla que puede encender una hoguera”, aseveró.

El número de pacientes que piden atención en los hospitales de Médicos sin Fronteras en Puerto Príncipe ha aumentado en las últimas semanas. Hasta ahora han recibido a 6.500 personas, y las camas se agotaron tan rápidamente que fue necesario abrir un quinto centro hace dos semanas, dijo Alexandre Marcou, administrador de comunicaciones.

En el nuevo centro, madres se ocupaban de sus niños en una mañana reciente. Una arreglaba la maraña de cables que rodeaba a su bebé, mientras otra pellizcaba suavemente las mejillas de su hijita para que abriera la boca y pudiera suministrarle un suplemento oral. Cerca de allí, enfermos adultos estaban sentados en silencio en sillas de plástico con cubos blancos entre las piernas, sosteniéndose con un brazo la cabeza caída hacia un costado. Algunos comían arroz y frijoles en pequeños recipientes recogidos luego por el personal de enfermería.

Marcou dijo que es posible sobrevivir al cólera si se lo trata a tiempo, pero la falta reciente de combustibles y la violencia constante entre las pandillas que se ha agravado desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio de 2021 ha impedido a los haitianos acudir a hospitales y clínicas.