En Haití, otra jornada de violencia y saqueos alcanza a un depósito del programa de la ONU

·4  min de lectura
© AP/Odelyn Joseph

Este viernes, Puerto Príncipe vivió su cuarto día consecutivo de protestas tras la decisión del Gobierno de aumentar el precio de los combustibles. Los actos de violencia se transformaron en asaltos en distintas partes de Haití. Los saqueos incluso llegaron a un almacén del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU.

Los haitianos exigen la salida del poder del primer ministro Ariel Henry como garantía para dejar las calles. Las protestas en varias ciudades del país han dejado un panorama de robos, vandalismo y edificios públicos en llamas.

El enojo de los manifestantes se incrementó después de que, a principios de esta semana, el primer ministro anunciara una nueva subida de los precios de los carburantes. Aunque la medida aún no ha entrado en vigor, ha enfurecido a la población que sabe que con el alza de precios de los combustibles, se encarece el costo del transporte y, por ende, de los productos de primera necesidad.

Haití es un país donde casi el 50% de su población necesita ayuda humanitaria. En la capital, Puerto Príncipe, las acciones de las bandas criminales ya han causado la muerte de al menos 300 personas y la huida de la zona capitalina de unas 3.000 más.

El asalto al almacén de las Naciones Unidas ocurrió el viernes 16 de septiembre en Gonaïves, la tercera ciudad más grande de Haití. Allí se albergaban 1.400 toneladas de alimentos destinados a programas de alimentación escolar y a las familias más vulnerables.

Ante la noticia, el PMA se pronunció en un comunicado y condenó el ataque a su oficina y el saqueo a la bodega de alimentos.

"Este incidente es simplemente inaceptable. La comida saqueada estaba destinada a alimentar a casi 100.000 escolares hasta fin de año", afirmó Jean-Martin Bauer, director del PMA en Haití.

Reacciones internacionales a la crisis en Haití

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró este viernes 16 de septiembre que está "profundamente preocupado" por la seguridad del pueblo haitiano.

El líder de la organización señaló que la problemática por la que atraviesa el país debería solucionarse cuanto antes, teniendo en cuenta queaparte de las protestas callejeras, el país caribeño también debe enfrentar la falta de suministros y prepararse para la llegada del huracán 'Fiona', que pasará por el país el próximo lunes.

"Pido a todos calma y la mayor moderación posible. Se debe evitar la violencia y permitir a la policía nacional cumplir con su mandato de proteger a la población. Las partes del conflicto deben superar todas las diferencias y comprometerse sin más dilación a un diálogo pacífico e inclusivo", exhortó Guterres.

La ONU también recordó a aquellos que bloquean las carreteras que esta acción está impidiendo que organizaciones humanitarias asistan a las personas más vulnerables del país.

República Dominicana presiona por "ayuda especial militar" para Haití

Por su parte, el presidente de la vecina República Dominicana, Luis Abinader, sostuvo que, debido a que los haitianos "no han sido capaces" de conseguir la paz, solicitará a Naciones Unidas y a la Organización de Estados Americanos (OEA) planear una ayuda especial militar.

"Nos vamos a reunir con las Naciones Unidas la semana próxima y queremos que la OEA también trabaje en coordinación con la ONU para organizar una ayuda especial militar para entrenar a la Policía Haitiana y esperamos que el Gobierno haitiano solicite esa ayuda especial", anticipó Abinader en una conferencia de prensa.

Según el mandatario dominicano, la intervención militar sería para que "el país logre su pacificación" y cuestionó al Ejecutivo haitiano por no haber tomado aún las vías de hecho con organismos internacionales.

Abinader indicó que su Gobierno está "haciendo presión" para que la comunidad internacional "resuelva" de alguna u otra manera los flagelos que azotan a Haití. Recordó que lleva por lo menos un año en esa labor y que con su reciente viaje a Washington logró que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, aceptara un proceso de mediación con los diversos sectores de Haití, con el fin de lograr acuerdos con el Gobierno y otros actores políticos, sociales y económicos.

"Volveré a hablar sobre Haití en la ONU la semana próxima y lo seguiré haciendo hasta que Haití se organice y tengamos una frontera más tranquila y sin estos sobresaltos", subrayó el mandatario, en referencia a los esfuerzos que ha hecho su administración para evitar que la violencia de las bandas armadas haitianas pasen a República Dominicana.

En la línea fronteriza entre Haití y República Dominicana actualmente se está construyendo un muro y más de 11.000 soldados dominicanos custodian la zona para evitar cruces ilegales.

En tanto, del llamado Plan Humanitario 2022 para Haití,la ONU solo ha conseguido recaudar 21 millones de dólares, menos del 6% de los 373 solicitados.

Con EFE y AP