"Yo hago un estilo y es único": Manuel Cuevas, el diseñador mexicano que vistió a Elvis Presley, Lady Gaga y los Beatles

·10  min de lectura
Manuel Cuevas durante un evento en San Diego, California, 5 de noviembre, 2021
Manuel Cuevas durante un evento en San Diego, California, 5 de noviembre, 2021

¿Qué tienen en común Ronald Reagan, Marlon Brandon, Elvis Presley, el Llanero Solitario, Linda Ronstadt, Elsa Martinelli y Michael Jackson? Son algunos de centenares de políticos, artistas, músicos y otras personalidades que han vestido trajes confeccionados exclusivamente para ellos por el estilista y diseñador de modas mexicano Manuel Cuevas.

Cuevas lleva más de 70 años en la industria -él diría arte- de la confección; diseñando, cortando y cosiendo atuendos personalizados, no sólo a la medida del cuerpo de sus clientes, sino a la medida de sus personalidades, las cuales estudia para infundirlas en sus creaciones.

Su estilo es no seguir la moda, nada que se parezca a lo que se ve en las pasarelas, ni en las tiendas de alta costura, ni lo que se encuentra en las perchas de ropa lista para usar (pret-a-porter).

"Las tiendas tienen la misma moda", explicó Manuel a BBC News Mundo. "La moda siempre ha sido igual, todo el mundo viste como soldados en las calles".

Sus atuendos -que incluyen chamarras, sacos, chalecos, pantalones, sombreros, cinturones, botas, guantes y demás accesorios- se destacan por su combinación de colores llamativos, cortes atrevidos, materiales diversos, con encajes, bordados, piedras de fantasía, apliques, decorados variados y cualquier cosa que se le venga a la cabeza.

"Yo hago un estilo que es único en un traje", afirma. "Le cambio cuellos, le cambio colores, le cambio estilo. Como corto uno no corto otro. Cada traje es individual".

Su amor por la sastrería empezó desde muy chico, en su natal municipalidad de Coalcomán, Michoacán, México. Según Manuel, hacía su propia ropa desde los siete años. "Yo nunca traía una camisa igual que la otra o un pantalón igual que el otro".

Manuel Cuevas de joven
Desde joven, en México, Manuel Cuevas estuvo interesado en la confección de trajes. (Cortesía: Manuel Cuevas)

Entrando en la adolescencia, como a los 13 años, empezó a notar "ausencia de estilo" en los vestidos de bodas, de las quinceañeras y de la gente que se graduaba de los colegios y las universidades.

"Las mujeres, que son las que marcan la moda en todas las épocas, siempre usaban lo mismo, vestiditas de blanco. Y los hombres en trajecitos negros clásicos de escribanos... ropa muy desabrida para mí".

Su hermano mayor, que tenía una sastrería en Coalcomán le dijo un día: "En lugar de estar allá mirando, deberías sentarte en una máquina y darle". Manuel asumió el reto, sorprendiendo con sus diseños inusuales, cambiando las formas y "revolucionando" los cortes.

"Yo te hago unos pantalones como los que tú vas a traer, no como los que traigo yo".", Source: Manuel Cuevas, Source description: Estilista y diseñador, Image: Manuel Cuevas
"Yo te hago unos pantalones como los que tú vas a traer, no como los que traigo yo".", Source: Manuel Cuevas, Source description: Estilista y diseñador, Image: Manuel Cuevas

Empezó a atraer una clientela, sobre todo de las mujeres que ya no querían regresar a los tradicionales trajes blancos. Consiguió unas máquinas y empezó un negocio propio, con un plantel de cinco costureras. El primer año confeccionó 77 vestidos, el siguiente 125.

Mucha de la admiración que recibía venía de gente interesada en la moda que le gustaba cómo él lucía y se vestía personalmente.

"'Tú eres como muy distinguido en la forma de vestir, ¿porque no me haces unos pantalones como los que traes?'", recuerda que le pedían, pero el les decía; "Yo te hago unos pantalones como los que tú vas a traer, no como los que traigo yo".

Pero también estaba interesado en la lectura, en el aprendizaje y alardeaba entre su familia de ser el más estudioso. Se graduó en Psicología de la Universidad de Guadalajara, una disciplina que ha aplicado a su profesión con gran éxito.

Manuel Cuevas en uno de sus primeros talleres
Manuel en uno de sus primeros talleres. (Cortesía: Manuel Cuevas)

Hollywood, en compañía de las estrellas

Reconoce que es vanidoso y todos los años hacía una fiesta para sí mismo. A una de esas, invitó al cónsul de Estados Unidos quien le facilitó la manera de obtener un permiso de residencia en ese país del norte, la llamada "Green Card".

Fue así como en 1951 viajó a Los Ángeles, California, donde, después de trabajar en diferentes sastrerías fue referido a Sy Devore, un sastre de renombre con la mayor clientela de Hollywood, incluyendo el farandulero grupo conocido como el "Rat Pack", integrado por Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davies Jr. "Era un montón de gente que se vestía con él y carísimo que les cobraba".

Su labor era hacer las pruebas a los clientes de los trajes que se iban cortando, entretenerlos y socializar con ellos, lo que implicaba también beber.

"Allí me tocó probar los trajes para Johnny Weissmuller -el Tarzán de mi niñez- de quien me acordé muchísimo. Pero yo no sabía quién era Frank Sinatra", reconoció. "Pero me dio una propina de US$1.000 y entonces me dije 'tengo que aprender quién es este individuo'".

Dean Martin (izq.) y Frank Sinatra llegando al aeropuerto de Londres, agosto de 1961.
Entre las estrellas a quien les tuvo que hacer pruebas de corte estaban Dean Martin (izq.) y Frank Sinatra.

Fue así como abrió un taller privado y se dedicó a crear contactos y a aprender técnicas de modistas expertas como Viola Grae, la persona encargada de los disfraces de un espectacular y tradicional evento que se realiza todos los años nuevos en Pasadena, California, conocido como el Desfile de las Rosas (The Rose Parade).

De ella, Manuel aprendió a hacer bordados, que se volvieron un elemento clave en sus creaciones.

Su inspiración viene de varias vertientes. Primero de sus raíces, con influencia de los pueblos indígenas mexicanos, pero también norteamericanos y sudamericanos, la tradición del vaquero del lejano oeste y hasta de las culturas asiáticas, caribeñas y africanas.

"Recuerdo la primera vez que fui a África, qué bonitos colores. A la gente no le da miedo vestir de amarillo de rosa... me gusta ese estilo".

Algunos de los famosos vestidos por Manuel

De la industria musical:

ZZ Top, Elvis Presley, Lady Gaga
Billie Gibbons de ZZ Top, Elvis Presley y Lady Gaga vistiendo diseños de Manuel.

Elvis Presley, Johnny Cash, Little Richard, Bob Dylan, The Beach Boys, The Beatles, The Rolling Stones, Sonny and Cher, Allman Brothers, The Greatful Dead, Linda Ronstadt, Dolly Parton, Emmylou Harris, Prince, Michael Jackson, ZZ Top, Elton John, Lady Gaga, y muchos más.

Del cine:

Sylvester Stallone, Robert Redford y John Travolta
Sylvester Stallone, Robert Redford y John Travolta.

John Wayne, Gregory Peck, Clayton Moore (el Llanero Solitario), Marlon Brando, James Dean, Marilyn Monroe, Robert Taylor, James Arness, Burt Reynolds, David Cassidy, Robert Redford, John Travolta, Elsa Martinelli, Catherine Bach, Raquel Welch, Clint Eastwood, entre muchos otros.

Mandatarios y políticos:

Ronald Reagan, George W H Bush
Ronald Reagan y George W H Bush.

Los presidentes de Estados Unidos Dwight D. Eisenhower, Lyndon B. Johnson, Ronald Reagan, George W. H. Bush. Además de dos presidentes mexicanos, varios reyes y reinas.

Gracias a Viola Grae, conoció a Edith Head, tal vez la más famosa diseñadora de la industria del cine, ganadora de ocho premios Oscar al Mejor Vestuario, el mayor número de estatuillas jamás acumuladas por un artista.

Esa fue su verdadera entrada al mundo de Hollywood y a la confección de vestuario para las estrellas.

Edith Head, en su casa en Los Ángeles, California, los ocho Oscar que ganó. 20 de septiembre, 1979
Manuel aprendió mucho de la famosa diseñadora de vestuario de Hollywood Edith Head.

"Aprendí muchísimo de ella. Me dijo: 'Viste a las personas que al final de la película se estén besando, no a los que a los diez segundos los matan". Head lo recomendó para vestir al actor James Dean en la película "Gigante" de 1954, para quien diseñó unos vaqueros.

"Fue la primera vez que un artista de primera se vistió con denim (jeans). Fue así como (esos pantalones) agarraron tanta fuerza en el mundo", declara.

De ahí su carrera tomó vuelo, diseñando para actores de la talla de John Wayne y Marlon Brando, entre muchos otros.

Su estilo era particularmente compatible con los gustos de los cantantes de música Country en Estados Unidos, quizás influido por la estética del vestuario de los mariachis in México, cuyas borlas, encajes y brillantes han sido la inspiración de Manuel en trajes confeccionados para Johnny Cash, Glenn Campbell, Loretta Lynn y Dolly Parton, para mencionar algunos.

Dos fotos de Manuel Cuevas y Johnny Cash en diferentes épocas de su carrera
Manuel Cuevas hizo los trajes de Johnny Cash a lo largo de su carrera y ayudando a crea la imagen icónica del cantante de "El hombre de negro"..

Y no se quedó sólo con los artistas de Country. Saltó al Pop y al Rock & Roll, con clientes como Elvis Presley, The Beach Boys, Bob Dylan, Neil Young, Prince, Jimi Hendrix y los grandes representantes de la invasión de rock británico The Beatles y The Rolling Stones.

Algunos de sus diseños pueden no haber sido más que un accesorio, pero han resultado icónicos e inseparables de la imagen de quien los lleva, como en antifaz que le diseñó a Clayton Moore, el protagonista de la original serie de TV "El llanero solitario", o el guante de brillantes que le hizo a Michael Jackson y que se convirtió en su sello distintivo el Rey del Pop. "Le hice como 60 pares", declara.

Otros son más complejos, como el conjunto de trajes mariachis que le diseñó a su amiga y cantante roquera Linda Ronstadt para las carátulas de sus discos y gira de conciertos de música mexicana "Canciones de mi padre".

Linda Ronstadt con un Premio Grammy por su disco "Canciones de mi padre", febrero 22, 1989
Los atuendos de Linda Ronstadt la acompañaron en sus conciertos de música mexicana.

La clave de su éxito está en la amistad que forja con sus clientes, una relación de doble vía que alimenta el proceso creativo y lo convierte en un ejercicio colaborativo.

A través de conversaciones los conoce a profundidad, trata de que se encuentren consigo mismos, de que expresen lo que quieren.

"Esto es como un dulcería para niños. Tú agarras lo que quieras... lo que quieras, no importa, todo se hace para mi clientela. Yo no soy el importante, son ellos", afirma.

A pesar de que se codea con las estrellas de la farándula, Manuel asegura que el 80% de su clientela no son artistas, "gente particular" como él las llama, aunque entre estas se encuentren deportistas, petroleros, mandatarios y políticos.

"He vestido a cuatro presidentes de Estados Unidos, dos presidentes de mi país, gobernadores, alcaldes, reyes y reinas", relata. "Vestí a Ronald Reagan, que fue un gran amigo mío".

Es curioso que estos personajes, generalmente conservadores y tradicionales estén atraídos por los extravagantes diseños de Manuel, pero él señala que "no te imaginas cómo son (ellos) en verdad".

"Si quieres ser el mejor vestido en la fiesta, no más dímelo, yo te hago lo que necesitas. Ni te mires al espejo. Tú sal como campeón, nadie va a tener tu ropa".", Source: Manuel Cuevas, Source description: Estilista y diseñador, Image: Modelo con camisa de Manuel Cuevas
"Si quieres ser el mejor vestido en la fiesta, no más dímelo, yo te hago lo que necesitas. Ni te mires al espejo. Tú sal como campeón, nadie va a tener tu ropa".", Source: Manuel Cuevas, Source description: Estilista y diseñador, Image: Modelo con camisa de Manuel Cuevas

Hace 33 años se mudó a Nashville, Tennessee, el corazón de la música Country en EE.UU. que, según Manuel, "es la ciudad más americana que hay". Allí, a los 88 años de edad, sigue yendo a su taller todos los días.

"Vengo volando al trabajo porque ya soñé lo que voy a hacer. Normalmente sueño mi trabajo, cómo voy a cambiar algo, cómo voy a arreglar algo. Entonces ya vengo como un balazo a trabajar en la mañana".

Y su filosofía es sigue siendo la misma: "Si quieres ser el mejor vestido en la fiesta, no más dímelo, yo te hago lo que necesitas. Y no te estés preocupando de cómo te ves. Ni te mires al espejo. Tú sal como campeón, nadie va a tener tu ropa".

Manuel Cuevas, con su hija Morelia en el Salón de la Fama de la Música Country en Nashville, Tennessee, 5 de marzo, 2019
Varios de sus diseños están expuestos en galerías y museos, como estos en el Salón de la Fama de la Música Country en Nashville, Tennessee.

Muchos de sus trajes se han expuesto en varias ciudades alrededor del mundo. Una exposición importante fue en 2016, en la ciudad de Liverpool, explorando la conexión de los mariachis con The Beatles.

Otros se encuentran en los restaurantes de la famosa cadena Hard Rock Café que están decorados con artículos de músicos populares.

Pero quizás la colección más llamativa y emblemática de este diseñador méxico-estadounidense sea la que él mismo conserva: 50 chamarras, una por cada estado de la Unión Americana, con sus motivos característicos, que duró 14 años confeccionando en honor al país que lo vio desarrollarse como un estilista y diseñador único. Ese es el legado que le gustaría dejar.

Tres de las chamarras de los estados de la Unión Americana
Tres de las 50 chamarras diseñadas para representar los estados de la Unión Americana.

Sus creaciones, especialmente las asociadas con los famosos, pueden atraer sumas mucho más altas que el precio original, pero Manuel indica que no está interesado en el dinero. "No más para vivir y comer bien", insiste.

"Una vez, un señor de Rockwell International (un conglomerado de manufactura) me dijo, 'Estás sentado en una mina de oro'", cuenta. "Pues sí, estoy sentado en la mina porque no quiero que salga el oro".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.