Hafter mantendrá campaña en Trípoli pese a reveses recientes

SAMY MAGDY
·2  min de lectura
En esta fotografía del sábado 7 de septiembre de 2019, un combatiente de la unidad “Shelba”, aliada con el gobierno libio que tiene el apoyo de Naciones Unidas, es auxiliado por sus compañeros después de ser herido de muerte en el vecindario Salah-addin en la línea del frente en Trípoli, Libia. (AP Foto/Ricard Garcia Vilanova)
En esta fotografía del sábado 7 de septiembre de 2019, un combatiente de la unidad “Shelba”, aliada con el gobierno libio que tiene el apoyo de Naciones Unidas, es auxiliado por sus compañeros después de ser herido de muerte en el vecindario Salah-addin en la línea del frente en Trípoli, Libia. (AP Foto/Ricard Garcia Vilanova)

EL CAIRO (AP) — El comandante militar de las fuerzas estacionadas en el este de Libia afirmó el sábado que continuará combatiendo contra las fuerzas vagamente aliadas con el gobierno apoyado por Naciones Unidas en Trípoli, aunque su campaña ha sufrido reveses en semanas recientes.

El mariscal de campo Jalifa Hafter, comandante de las sedicentes Fuerzas Armadas Árabes Libias, ha conducido una campaña durante más de un año para tomar Trípoli, la capital. La oleada militar se ha revertido en semanas recientes y sus fuerzas perdieron el control de varios pueblos y una base aérea clave.

El lado de Hafter controla el oriente del país y gran parte del sur, mientras que el gobierno con apoyo de la ONU controla áreas en el occidente, incluida Trípoli.

En un discurso de dos minutos dirigido a sus fuerzas, Hafter aseguró que “lucharán y lucharán” contra lo que llamó el “colonialismo turco”.

Turquía ayuda al asediado gobierno en Trípoli. Recientemente intensificó su apoyo militar con drones blindados, defensas aéreas y mercenarios sirios con vínculos a grupos extremistas. Eso ha ayudado a cambiar la tendencia contra las fuerzas de Hafter, que están respaldadas por Emiratos Árabes Unidos, Egipto y mercenarios rusos.

“A nuestros valientes oficiales y soldados, ustedes luchan una guerra santa que está abierta a todos los frentes, una guerra integral en donde no hay nada más que la victoria", dijo Hafter en el discurso.

El coronel Mohamed Gnounou, vocero de las fuerzas aliadas con Trípoli, informó el sábado que tomaron el control de dos campos militares en las afueras de Trípoli, que las fuerzas de Hafter se habían adjudicado al inicio de su campaña el año pasado.

Sin embargo, las fuerzas de Hafter dijeron que sus combatientes meramente completaban una retirada de dos a tres kilómetros (unas 2 millas) del extremo sur de Trípoli para permitir que las familias se visiten con seguridad para celebrar el domingo la festividad Eid al-Fitr.

Las fuerzas agregaron que habían recuperado el campamento militar Yarmouk, mataron a “un gran número de milicianos” y capturaron a una docena más. Afirmaron que habían derribado dos drones turcos en el sur de Trípoli que atacaban a sus fuerzas.