GNA muestra imágenes de un presunto mercenario ruso muerto en Libia

Agencia EFE

Trípoli, 23 may (EFE).- Milicianos bajo las órdenes del Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) difundieron hoy la imagen de un presunto mercenario extranjero, que aseguraron pertenecía al conocido "Wagner Group", una empresa de contratistas militares propiedad de Yevgeny Prigozhin, un oligarca ruso amigo íntimo del presidente Vladimir Putin.

La imagen fue subida a las redes sociales por el canal de televisión privado "Libya al Ahrar" y grabada por la Fuerza Especial de Disuasión (RADA), una de las milicias salafistas más poderosas de Trípoli.

Además del cadáver del presunto miliciano ruso, uno de los miembros de RADA mostró varios de los objetos personales que guardaban en una mochila, entre ellos varios rublos.

Según la milicia, el cuerpo fue hallado tras un intenso combate librado en la localidad de Salah ed Din, una de las que componen el cinturón rural estratégico que rodea el sur de la capital.

El ministerio de Asuntos Exteriores adscrito al GNA anunció, minutos después, que el gobierno sostenido por la ONU ha abierto una investigación oficial sobre el asunto.

Y que elevará un informe al Consejo de Seguridad de la ONU para denunciar con evidencias la presencia de mercenarios extranjeros en las filas del mariscal Jalifa Haftar, tutor del Ejecutivo no reconocido en el este de Libia y hombre fuerte del país.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los diversos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde que en abril de 2019 Hafter pusiera cerco a la capital para arrebatársela al GNA, -impuesto tres años antes por la ONU tras su fallido plan de paz- el enfrentamiento fratricida se ha tornado en un conflicto multinacional privatizado sin Ejércitos, librado por milicias locales y mercenarios extranjeros contratado por ambas partes.

Mientras el GNA tiene el apoyo de Turquía, Italia y Qatar, Hafter recibe el respaldo de de mercenarios rusos, sudaneses, chadianos y sirios, además de la ayuda económica y militar de Jordania, Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Rusia y Francia.

Esta semana, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos denunció que mercenarios sirios bajo el mando del GNA lideraron el asalto y la conquista de la base aérea de Al Watiya, instalación clave en el asedio que desde hace 14 meses Haftar mantiene sobre Trípoli.

La ONG seguro, asimismo, que más de 9.500 soldados de fortuna sirios han sido reclutados y enviados a luchar a Libia por parte de Turquía, entre ellos decenas de menores.

Más de 360 de ellos habrían muerto en los combates librados en los últimos cuatro meses, agregó la prestigiosa organización con sede en Londres.

(c) Agencia EFE