¿Por qué tiene que devolverle cientos de millones de euros Hacienda a Telefónica?

·3  min de lectura

Una resolución judicial, a la que ha tenido acceso El País, le ha dado de nuevo la razón a Telefónica en una contienda fiscal con la que lleva desde hace más de una década y por la que la compañía le reclama a Hacienda la devolución de varios cientos de millones de euros en concepto de impuestos pagados de más entre 2009 y 2010. Según los cálculos, la cifra podría rondar los 1.000 millones de euros incluyendo el apartado de demoras, aunque la sentencia aún se puede recurrir y nada hace pensar que Hacienda vaya rechazar esta posibilidad.

El origen del litigio se remonta a más de una década por el pago del impuesto de sociedades. (Foto: REUTERS/Sergio Perez)
El origen del litigio se remonta a más de una década por el pago del impuesto de sociedades. (Foto: REUTERS/Sergio Perez)

La sentencia de la Audiencia Nacional, dictada el pasado 29 de octubre, falla a favor de la compañía reconociéndole el derecho a “obtener las pertinentes devoluciones (adicionales a las ya obtenidas) de las cantidades ingresadas en exceso en los ejercicios 2009 y 2010”. Explican en El País que el fallo no recoge la cantidad exacta, pero la estimación sería de unos 1.588 millones de euros los que habría que restar los 702 millones ya devueltos. Así, restarían unos 800 millones más los intereses.

Esta batalla judicial entre Telefónica y Hacienda se remonta en origen al año 2000, cuando la primera compró el buscador Lycos a través de la filial Terra. Lo adquirió por 8.000 millones y lo vendió en 2004 por 90 millones. El movimiento se hizo a través de un canje de acciones. La pérdidas que generó Telefónica por la operación se tradujeron en un crédito fiscal valorado en 272 millones tomando como punto de partida para calcularlo el valor contable. Sin embargo, en su memoria Terra reconoció estar evaluando un nuevo cálculo en base al valor de mercado no el contable. 

Telefónica entonces adquirió tres cuartas partes de Terra, integró a la filial e incluyó en sus cuentas de ese año, 2004, los créditos fiscales recaculados. “El objetivo de la adquisición es poner en valor el nuevo crédito fiscal que se produzca en el año 2004 y, en su caso, en años posteriores”, recoge El País que señaló entonces la compañía. Dos años después, Hacienda no quiso reconocer esos nuevos créditos fiscales y comenzó la batalla en los juzgados con un punto de inflexión a favor de Telefónica en 2012, cuando la Abogacía del Estado se alineó a favor de sus argumentos tras haberse opuesto en 2010.

La sentencia de la Audiencia Nacional rechazó puntos en los que el Estado sí estaba de acuerdo con la compañía y esta recurrió al Supremo. En 2015, el tribunal desdecía a la Audiencia Nacional argumentando en su fallo la “incoherencia” en la que se había incurrido y declarando la sentencia anterior como “incongruente”. Hacienda hizo sus cuentas y determinó que no había nada que pagar, que estaba todo saldado. 

Así que el grupo presidido por José María Álvarez-Pallete acudió al Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) y este le dio en parte la razón en 2019 con el compromiso de hacienda de pagar 702 millones de euros. Los mencionados antes y que habría que descontar ahora. Pese a haber obtenido una sentencia favorable, la compañía recurrió de nuevo a la Audiencia Nacional porque le parecía poco “al no estar de acuerdo con los criterios de utilización de bases imponibles negativas y deducciones”.

Y ahora la Audiencia Nacional se ha pronunciado de nuevo dándole la razón en todo salvo en la reclamación de cobrar intereses por el retraso en el pago de intereses. Sin embargo, aún cabe un recurso más, el que puede presentar Hacienda ante el Supremo. Según apunta El Confidencial, una vez se llegue al final del proceso, si se confirma la devolución de ese pago de impuestos pagados de más, la devolución no sería en forma de dinero ingresado, sino que se haría descontándolo de los impuestos futuros a pagar.

EN VÍDEO | ¡Larga vida a las cabinas telefónicas! Reino Unido decide mantenerlas en funcionamiento

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.