Al hablar de la vacunación de niños con enfermedades de riesgo, Luis Juez se quebró: “Si mi hija va a un respirador se muere”

·2  min de lectura
Luis Juez lloró al aire en el programa de Feinmann
Luis Juez lloró al aire en el programa de Feinmann

El diputado Luis Juez se quebró este martes a la noche, luego de hablar de su hija Milagros, que sufre parálisis cerebral y que, si bien está vacunada, está en riesgo ante el coronavirus por su estado de salud. En diálogo con Eduardo Feinmann, y tras escuchar al fundador de la red VacunaMe, Francisco Da Giau, el cordobés no pudo contener el llanto.

Feinmann, contra los dichos del Presidente: "Insulta a los familiares de los muertos"

Todo empezó cuando Da Giau contó su historia personal. “Mi hija tiene 16 años y parálisis cerebral”, indicó. “Lo que estamos pidiendo es que vacunen a nuestros hijos porque son de riesgo. Mi hija está sin tratamiento hace un año y seis meses; es una cuestión humanitaria que tendría que estar por encima de cualquier discusión política”, agregó.

Su red une a padres de toda la Argentina cuyos hijos tienen una discapacidad que los incluye en el grupo de riesgo al Covid-19. Y si bien denunció en el programa de Feinmann haber recibido acusaciones de representantes del Ministerio de Salud que lo tildaron de querer “oponerse al plan de vacunación más grande de la historia”, destacó el obrar de algunos políticos como lo es, acorde a sus propias palabras, el diputado Luis Juez.

Pero aquello que une al reclamo de Da Giau y al diputado lejos está de ser una cuestión política. Ambos son padres de una joven de riesgo, con una grave condición como lo es la parálisis cerebral y que luchan por la vacunación urgente. “Mi hija Milagros no habla pero si hablara me diría: ‘Papi, no te olvides de mis amigos. Yo estoy vacunada pero mis compañeros no’”, indicó Juez tras escuchar al abogado.

“Lo escucho y me veo a mí, a mi mujer, a mis hijos. Te lo digo porque tengo una angustia horrible. Si mi hija va a un respirador se muere. Los chicos con parálisis cerebral no pueden tragar, hay que hacerles papilla la comida. Y cuando no viene el fisiatra se endurece, hay que hacerle masajes. Mi hija dejó de hacer equinoterapia; en casa la cuidamos como podemos”, agregó a medida que su voz se quebraba y no podía contener el llanto.

Luis Majul: "Intentan no hablar del asunto para que 'no exista'"

“Gracias a Dios está vacunada pero es un derecho que tienen nuestros hijos con capacidades diferentes a ser tratados como un ciudadano normal. No se merecen que el Estado los ignore o los maltrate. Les pido disculpas por la lágrima pero vengo escuchando estos testimonios pero me veo en estos reclamos”, completó el diputado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.