Habló la joven a la que le amputaron una pierna tras ser atropellada en Córdoba: “Me cagaron la vida, ojalá que paguen”

·2  min de lectura
Milagros, la joven de 17 años que debió ser amputada de una pierna tras un accidente vial
Milagros, la joven de 17 años que debió ser amputada de una pierna tras un accidente vial

La joven a la que debieron amputarle una pierna tras un accidente vial apuntó duramente contra los imputados por el accidente ocurrido la madrugada del 16 de diciembre en el centro de la ciudad de Córdoba. “Me cagaron la vida, ojalá que paguen”, sentenció.

Milagros tiene 17 años y perdió una pierna luego de ser atropellada por un Peugeot 207 que debió esquivar una camioneta Amarok, conducida por el basquetbolista Federico Elías, que se encontraba en el medio de la calle, mientras que la joven esperaba un remis junto a sus amigas en la esquina de Humberto Primero y Avenida General Paz.

Según informo El Doce, Elías, basquetbolista del plantel de primera de Instituto, quien quedó imputado por lesiones graves culposas, reconoció que frenó en la mitad de la calle para hablar con las jóvenes y para preguntarles si “sabían de algún after”.

Sin embargo, la víctima y sus amigas denunciaron que sufrieron acoso callejero por parte del deportista y los dos amigos que viajaban con él en la camioneta, para luego darse a la fuga.

“Paró el auto, nos dijo cosas, y en un instante apareció el otro auto y me chocó. Tengo la imagen en la cabeza del momento en que me chocaron”, relató Milagros.

En tanto, Walter Alberto Peyretti (58), conductor del Peugeot 207, fue imputado por lesiones graves culposas agravadas por el uso de automotor y las pericias posteriores a las que fue sometido su vehículo arrojaron que el auto tenía problemas en los frenos.

El descargo de la joven

Luego de haber permanecido internada por casi 10 días, la joven regresó el 24 de diciembre a su hogar para pasar las fiestas con sus seres queridos. “La Navidad fue horrible, pero estuve con mi familia. Era mejor que estar en el hospital. Apenas llegué a mi casa fue un mar de lágrimas”, se lamentó en diálogo con El Doce.

La adolescente de 17 años admitió que le cuesta aceptar haber perdido una pierna y confesó que todos los días llora y le es muy difícil conciliar el sueño. “No me quise ver cuando desperté. Después tomé fuerzas y no lo podía creer, no caía todavía”, expresó sobre la amputación.

Milagros contó que ni Peyretti ni Elías se comunicaron con ella o se acercaron para ver cómo estaba. “Me cagaron la vida. Ojalá paguen por lo que me hicieron”, concluyó la joven con angustia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.