Habitantes de Oporto, furiosos por restricciones más laxas para hinchas ingleses antes de final de Champions

·2  min de lectura
Aficionados del Manchester City en Oporto antes de la Final de la Liga de Campeones. Oporto, Portugal.

Por Catarina Demony

OPORTO, Portugal (Reuters) - La decisión de última hora de relajar las normas de seguridad del COVID-19 para la final de la Liga de Campeones del sábado ha enfadado a los portuenses, que observaron cómo cientos de aficionados ingleses sin mascarillas abarrotaron los bares de la ciudad el viernes por la noche.

El organismo rector del fútbol europeo, la UEFA, trasladó la final entre los clubes ingleses Manchester City y Chelsea de Estambul a Oporto para permitir a los aficionados ingleses viajar al partido.

Algunos habitantes de Oporto temen que se produzca un aumento de las infecciones debido a una variante del coronavirus altamente contagiosa, que se está extendiendo por algunas zonas de Inglaterra tras haber sido identificada por primera vez en la India.

Otros están molestos porque los aficionados extranjeros pueden entrar en el estadio, pero los locales tienen prohibido asistir a los partidos desde hace meses.

"Si abren (los estadios) para los ingleses, deberían abrirlos (para todos)", dijo Alexandre Magalhaes, caminando por un Oporto repleto de aficionados del Chelsea y el Manchester City.

En un principio, el gobierno portugués dijo que los aficionados ingleses debían volar sólo el día del partido, permanecer en una "burbuja" y volver a casa inmediatamente después del encuentro.

Sin embargo, el jueves las autoridades retiraron el requisito de que los hinchas se mantuvieran en burbujas y levantaron las restricciones de movimiento.

"Si estas (nuevas normas) son ciertas, no cumpliré con más cuarentenas", escribió un usuario de Twitter. Otro publicó: "Esto es una vergüenza para todos los que siguen cumpliendo las normas sanitarias".

Portugal impuso un confinamiento en enero tras un aumento de casos, pero las normas se han suavizado desde entonces

Unos 16.500 aficionados podrán entrar en el estadio, pero muchos otros han acudido a apoyar a sus equipos desde fuera.

Cientos de hinchas sin mascarilla inundaron los bares junto al río Duero el viernes por la noche, bebiendo cerveza y coreando cánticos de sus equipos mientras los agentes de policía los vigilaban de cerca.

Si bien los hinchas infringían las normas para reducir el riesgo de contagio, que obligan a llevar una mascarilla en las zonas concurridas, los agentes de policía que se encontraban en el lugar no exigieron su uso.

(Reporte de Catarina Demony, Silvio Castellanos y Miguel Pereira; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.