Habitantes de Chilón piden reubicación ante daños a casas

·3  min de lectura

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- En el ejido Nueva Tacuba del municipio de Chilón, la tierra "no deja de moverse y hay preocupación de que se abra más" debido a deslaves y grietas por lluvias recientes, alertaron autoridades y pobladores de la zona que piden reubicación de 39 familias, cuyas viviendas colapsaron y resienten daños.

Autoridades comunitarias dijeron que a la incertidumbre por las viviendas destruidas y los asentamientos se añaden la falta de servicios básicos y la desatención institucional.

Fuentes de Protección Civil Estatal informaron que el deslizamiento parcial de una ladera destruyó y afectó 31 viviendas en esa zona debido a las lluvias del Frente Frío 11 y la tormenta tropical "Eta". El reporte oficial consignó que los daños se registran en el barrio Gemel, donde 5 viviendas colapsaron y 26 más son inhabitables y a riesgo de caer.

Pedro Gómez Sánchez, secretario del Comisariado ejidal, dijo que las 39 familias afectadas " están en la calle" y refugiadas con familiares y amigos. Desde hace algunos días, aseguró, en la zona "ya no se duerme contento por la preocupación de que se abra la tierra".

La población, detalló la autoridad comunitaria, carece de energía eléctrica y agua potable, lo cual dificulta la comunicación. Los daños a la carretera les causa problemas para ingresar y salir.

En el mismo tono, Juan Gómez Sánchez, presidente del comisariado ejidal, aseveró que no tienen agua potable, luz eléctrica ni caminos.

"Las 39 familias están en la calle. Estamos muy necesitados, las autoridades municipales no nos hacen caso, no quieren recibir el acta de asamblea", denunció.

Sebastián Sánchez Méndez, presidente del patronato de la carretera y energía eléctrica, pidió la intervención de los tres órdenes de gobierno, "pero no nos hacen caso y necesitamos que los especialistas dictaminen qué es lo que está pasando, porque sólo han llegado funcionarios de Protección Civil de Chilón y no se sabe aún los resultados de lo que realizan".

Los tres representantes de Tacuba Nueva advirtieron de la situación de riesgo, luego de que por acuerdo de asamblea viajaron a la cabecera municipal para hablar con autoridades de los tres niveles. Por la falta de energía eléctrica para sus teléfonos celulares, se encuentran incomunicados, dijeron.

Sánchez Méndez comentó que el acuerdo de asamblea del pasado lunes estableció pedir que acudan a la zona el alcalde Carlos Ildefonso Jiménez Trujillo, autoridades federales y estatales; "que se reubique a la gente afectada por el desastre natural y se cambie de lugar los postes de luz".

La semana pasada, precisó, comenzó a "rajarse la tierra". Queremos que nos vea el gobierno que estamos necesitando la reubicación de las viviendas, rehabilitación de la energía eléctrica, de la tubería de agua y de la carretera, también muchos ejidatarios han sido afectados en sus milpas y cafetales.

Desde el domingo no hay energía eléctrica, ni ingreso por la carretera. Estamos incomunicados. Los dos postes de luz que cayeron, los levantamos y la Comisión Federal de Electricidad conectó los cables, pero se reventaron "porque la tierra se sigue moviendo".

Autoridades de Protección Civil establecieron que la zona es de "muy alto riesgo", que el deslizamiento parcial de ladera podría ser completo debido a la gravedad en que se encuentra.

Las personas afectadas dejaron sus viviendas y se refugiaron con familiares y amigos donde se les proporcionó paquetes de alimentos enviados por el ayuntamiento municipal. Asimismo, se pidió a la comunidad que asuma todas las medidas precautorias ante el fenómeno natural.

A la zona acudirá personal especializado del Centro Nacional de Prevención de Desastres y de la Secretaría de Protección Civil para realizar los estudios de riesgo, como ya ocurrió en los municipios de Tenejapa, Ostuacán, Ixhuatán y Francisco León.