La habitación de la ira de un antiguo preso para destrozar todo alrededor

La forma de usar la nueva sala de la ira (llamado Raivoomo) que ha abierto sus puertas en Helsinki (Finlandia) es muy fácil. Solo hay que coger uno de los bates y empezar a destrozar todo alrededor. También se pueden coger platos y lanzarlos contra la pared. Todo por 35 euros en aproximadamente media hora.

Este tipo de estancias, que son comunes en Estados Unidos, empiezan a proliferar en Europa como una forma de sacar la frustación y la ansiedad. El propietario de este negocio es un antiguo preso que ha pasado dos décadas en la cárcel y que cree que estaexperiencia puede resultar de ayuda para no cometer los errores que él cometió.

De momento ha sido un éxito y desde que abrió sus puertas ha estado llena de reservas, especialmente de mujeres, que suponen un 80% de la clientela. Y es que la pandemia es uno de los principales motivos de enfado.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.