Alguna vez habitable, Venus probablemente sucumbió a erupciones volcánicas durante milenios dice estudio de la NASA

NASA

Venus se encuentra entre los misterios más grandes del sistema solar porque es “un mundo infernal” que, según la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), en determinado momento era un planeta habitable, que tenía incluso agua potable y hasta un océano de baja profundidad.

¿Qué ocurrió?

La NASA dijo que la respuesta es muy sencilla: los volcanes.

Cuando las erupciones comenzaron en Venus, no se detuvieron, ni siquiera cuando las décadas se convirtieron en siglos, y los siglos en milenios, de acuerdo con un estudio recientemente publicado: “Volcanismo a gran escala y la muerte de los mundos terrestres”.

“La actividad volcánica duró cientos de miles de siglos, y las erupciones de enormes cantidades de material pudo haber ayudado a transformar a Venus de un mundo templado y húmedo al ácido invernadero que es en la actualidad”, dijo la NASA en un parte de prensa.

Para comprender los enormes cambios que sufrió Venus, los científicos usaron los “eventos a gran escala de extinción masiva” de la historia de la Tierra, dijo el reporte.

Durante tales períodos, “gigantescas erupciones volcánicas” que sobrepasaban las 100,000 millas cúbicas inundaron la superficie. “Las erupciones de rocas fundidas eran suficientes como para sepultar todo el estado de Texas bajo una milla de profundidad”, siguió diciendo la NASA.

Fueron estas devastadoras erupciones volcánicas —y no los asteroides— lo que acabó con gran parte de la vida en la Tierra, dijeron los investigadores.

“Contrariamente a lo que se cree, fueron las actividades volcánicas, más que los asteroides, lo que influyó más en los eventos a gran escala de extinción masiva a todo lo largo de la historia de la Tierra”, agregó el reporte.

La temperatura promedio en Venus es de 864 grados, un día es el equivalente a 117 terrestres, y el planeta tiene una “presión atmosférica de dióxido de carbono que es 90 veces más gruesa que la de la Tierra”, apuntó la NASA. “Grandes extensiones de roca volcánica solidificada cubren el 80 por ciento del planeta”.

Estas extensiones se conocen como “grandes provincias ígneas” y pueden acabar con los planetas, dijo la NASA.

“La vida en la Tierra ha tenido que sobrevivir por lo menos cinco grandes eventos de extinción masiva desde el origen de la vida multicelular hace unos 540 millones de años. Cada extinción masiva destruyó el 50 por ciento de la vida animal del planeta”, dijo la NASA.

“Según este estudio y otros antes, la mayor parte de estos fenómenos los causaron o los exacerbaron los tipos de erupciones que producen las grandes provincias ígneas. En el caso de la Tierra, las alteraciones climáticas que provocaron semejantes eventos no fueron suficientes para causar un efecto invernadero tan grave como el que sucedió en Venus, por razones que los científicos continúan tratando de determinar”.

El estudio sugiere que la Tierra pudo haberse “reducido” para evitar los efectos climáticos “responsables por la muerte de nuestro planeta hermano Venus”.

Traducción de Jorge Posada