Qué hábitos cambiar para poder prevenir el cáncer

(www.neomundo.com.ar/Fuente: Hospital Austal) Si bien hay algunos factores que contribuyen al desarrollo de tumores malignos que no pueden ser evitados ni ser modificados -como por ejemplo la edad, el sexo o la herencia genética que traemos al nacer- sí hay otros elementos que influyen, y mucho, para, al menos, disminuir la posibilidad de padecer alguna enfermedad oncológica.

"En la actualidad una de cada tres o cuatro personas va a enfermar de cáncer en algún momento de su vida, pero la buena noticia es que el 50% se va a curar. También tenemos otro aliciente: sabemos que el 68% de los que efectivamente contraen la enfermedad están vivos 5 años después del diagnóstico", refirió el Dr. Carlos Silva, jefe del servicio de Oncología del Hospital Universitario Austral (HUA).

Indudablemente, la última cifra no sólo tiene un aspecto sumamente positivo, sino que además se relaciona con el concepto de "cronicidad", ya que implica que "casi el 40% de los pacientes que no se curan, igualmente conviven más de cinco años con su enfermedad", agregó el Dr. Silva.

DATOS POSITIVOS

Estos datos tienen que ver con una realidad palpable: en los últimos años el avance generado en el ámbito del tratamiento del cáncer le abrió las puertas a nuevas formas de combatir este mal que afecta a miles de personas en nuestro país.

Sin embargo, los especialistas hacen hincapié en la necesidad de educar a la población para que, de esa forma y partiendo de ese punto, sea posible prevenir el desarrollo de tumores que serían prevenibles con el cambio de algunos hábitos.

PREVENCION

"Cuando hablamos de prevención debemos tener en cuenta que lo más importante, lo primero, es educar a la gente con un lenguaje adecuado a las diferentes posibilidades de comprensión. Este es el primer paso para profundizar un tema muy importante: cómo evitar el ‘contacto’ con los agentes cancerígenos, es decir, los factores externos y por ende modificables o evitables que pueden contribuir a que se desarrolle una patología oncológica", consignó la Dra. Justina Martínez, oncóloga y miembro del Centro Mamario del HUA.

Se trata de condiciones y situaciones de vida negativas que pueden desencadenar un cuadro oncológico, entre las cuales se cuentan la exposición por trabajo a sustancias tóxicas, la mala alimentación, la contaminación ambiental, la localización geográfica y las condiciones socioeconómicas que pueden influir en la aparición de tumores.

TABACO

"El ejemplo más popular sin dudas es el del tabaquismo, agente causal no sólo del cáncer de pulmón, sino también del que se localiza en otros órganos del cuerpo –la boca o el esófago, por ejemplo- debido al contacto que éstos tienen con el humo del cigarrillo. ncluso la vejiga corre riesgo ya que el humo se elimina por la orina", citó la especialista.

VACUNAS

Trabajar para la prevención es también educar sobre las enfermedades de transmisión sexual –por ejemplo mediante campañas como la realizada en ocasión de presentarse la vacuna contra el virus del Papiloma Humano (HPV)– agente causal del carcinoma de cuello de útero.

SOL, DIETA Y EJERCICIO

"Por último, un ejemplo de prevención tiene que ver con educar a la gente para evitar que se exponga excesivamente al sol (factor que interviene en el desarrollo del cáncer de piel), así como también para que incorpore a la dieta fibra y frutas, disminuya el consumo de bebidas alcohólicas o evite el sobrepeso", concluyó la Dra. Martínez.

De hecho, remarcó que aunque los avances generados en el campo del conocimiento del cáncer y de su tratamiento son sumamente positivos, para que a nivel país sea posible trasladar esos beneficios a la población, es necesario poner en marcha una determinada política de estado. Esto implica que es necesario trabajar, fundamentalmente, sobre la prevención.

Más información haciendo click en el logo de www.neomundo.com.ar

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK