Guzmán vuela a Italia ratificando la intención de “reestructurar” con el FMI

·4  min de lectura
El ministro de Economía, Martín Guzmán, en Tandanor
El ministro de Economía, Martín Guzmán, en Tandanor

A horas de embarcarse en un vuelo hacia Italia, donde participará del encuentro anual de G-20, el ministro de Economía, Martín Guzmán, ratificó la intención oficial de “reestructurar” la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) -algo que ya había sugerido en su último discurso la vicepresidenta Cristina Kirchner- pese a las presiones que aún existen dentro del kirchnerismo más duro para suspender los pagos al organismo en el marco de la crisis económica y la pandemia que azotan a la Argentina.

El ministro partirá mañana para Venecia, donde encarará dos agendas. La primera será la propia del encuentro del G-20, donde -además de participar de varios paneles sobre temas globales- buscará apoyo político de sus pares para destrabar los cambios que la Argentina pide en la arquitectura financiera global. Por un lado, propuso que los derechos especiales de giro (DEG) de países de altos ingresos sean redistribuidos a países de ingresos medios. Se trata de una idea que impulsa con México.

Por otro lado, habrá una segunda agenda con el proceso propio de la deuda que el país tiene con el Fondo por el Stand-By Agreement solicitado en 2018 y por el que debe comenzar a pagar US$4800 millones (entre capital e interés) este año. Para destrabar ese camino, ralentizado por pedidos del cristinismo (que pidió baja de recargos en las tasas de interés y la necesidad de incluir en un nuevo programa una cláusula que permita al país saltar a un préstamo mejor en el futuro) serán discutidos entre Guzmán y Kristaliana Georgieva. En el Ministerio de Economía, no descartaron ni confirmaron un encuentro con el Tesoro de los EE.UU.

“Estamos emprendiendo mañana una nueva gira que es por el G20. Vamos a tener reuniones técnicas con el FMI para poder resolver el enorme problema de las políticas de Juntos por el Cambio le generaron a la Argentina con préstamo histórico de 45.000 millones de dólares desembolsados”, dijo Guzmán en una visita a Tandanor. “Lo que hace es generarnos una carga de deuda insostenible que tenemos que resolver para contar con las capacidades que se requieren para las políticas públicas para el desarrollo”, señaló.

El ministro de Economía se puso un tiempo límite para cerrar con el FMI un acuerdo: fines de marzo de 2022. Ese deadline fue una de las condiciones -con el pago a cuenta de parte del capital- para poder evitar un default y postergar parte del pasivo que el país debía abonar por una deuda al Club de París.

El ministro Martín Guzmán en Tandanor
El ministro Martín Guzmán en Tandanor


El ministro Martín Guzmán en Tandanor

“Queremos un país que tenga más capacidad para invertir en obra pública, infraestructura, políticas para el desarrollo de la industria, salud, educación, desarrollo tecnológico y científico. Y para eso hay que ir resolviendo cada uno de los problemas de deuda. Hemos avanzado el año pasado con la reestructuración de deuda de acreedores privados con alivio sustancial de 37.000 millones de dólares en un período de 10 años, reduciendo fuertemente la carga de intereses, bajándola de 7% a 3%. Eso es un logro importante para el futuro y presente de la Argentina”, afirmó Guzmán, pese a que esos réditos no se ven en el mercado voluntario de crédito. De hecho, el mercado argentino fue degradado a “standalone” por el MSCI.

“Hemos avanzado en poder obtener más tiempo para restructurar la deuda con el Club de París y evitar un shock desestabilizante en la economía”, señaló el ministro de Economía en su visita a los astilleros y cerró: “Tuvimos un resultado favorable hace poco y ahora seguimos avanzando para reestructurar la deuda con el FMI. El Gobierno está resolviendo problemas para tener una carga de compromisos en dólares que sea sostenible, que significa para la Argentina mayores oportunidades de generación de empleo, de reducir la inflación y de políticas de desarrollo industrial para el desarrollo productivo”.

Cerca del ministro descartaron que en el Gobierno alguien avale “una situación disruptiva con el FMI”. Sin embargo dentro del Frente de Todos hay distintas miradas a las del ministro. A fines de mayo, 2000 dirigentes del kirchnerismo más duro liderado por la diputada Fernanda Vallejos exigió la suspensión de los pagos de deuda al Club de París y al Fondo bajo la consigna “Primero la salud y la vida, después la deuda”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.