Antes de ver a Georgieva en el FMI, Guzmán abrió su agenda en Washington en el Banco Mundial

Rafael Mathus Ruiz
·4  min de lectura
Martin Guzmán y el director ejecutivo del Banco Munidial, Axel van Trotsenburg, en su encuentro de esta tarde
Prensa Economia
Martin Guzmán en Nueva York en una reunión con inversores
Min. de Economía


Martin Guzmán en Nueva York en una reunión con inversores (Min. de Economía/)

WASHINGTON.- Martín Guzmán comenzó a recorrer el tramo final y el más importante de su viaje a Estados Unidos en Washington, donde intentará aceitar el diálogo fluido que ha mantenido con el Fondo Monetario Internacional (FMI) desde que tomó el timón de la economía argentina y dar algún paso concreto hacia un acuerdo, una meta final que, por ahora, aparece sin fecha en un horizonte difuso.

Antes de reunirse mañana con la directora Gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, y con Julie Kozack y Luis Cubeddu, los dos funcionarios del FMI que llevan la negociación con la Argentina, Guzmán mantuvo un encuentro con funcionarios del Banco Mundial. No hubo foto con el presidente del banco, David Malpass, sino con el director Ejecutivo, Axel van Trotsenburg, quien reafirmó el respaldo del organismo al país para paliar el golpe de la pandemia del coronavirus y ratificó desembolsos previstos para este año por unos US$2000 millones.

“El Banco Mundial continúa apoyando al país con inversiones enfocadas en poblaciones vulnerables en áreas de salud, protección social y acceso a servicios básicos, mientras la Argentina avanza hacia una recuperación post Covid”, dijo Van Trotsenburg en Twitter luego de la reunión, acompañado de una foto con Guzmán en la que se saludan con el codo.

Además de Van Trotsenburg, estuvieron virtualmente en la reunión el vicepresidente del banco, Felipe Jaramillo, y el director para la Argentina, Uruguay y Paraguay, Jordan Schwartz. Guzmán fue a la sede del banco acompañado por el director para el Cono Sur del FMI, Sergio Chodos, y por Cecilia Nahón, directora alterna del banco para la Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay y exembajadora en Washington durante la presidencia de Cristina Kirchner. Malpass sí tendrá una reunión virtual con el presidente, Alberto Fernández, el miércoles, confirmaron a LA NACION fuentes del Gobierno y del Banco Mundial, sin dar detalles sobre el objetivo de ese contacto.

En el Gobierno destacaron el buen clima del encuentro y el trabajo constructivo con el Banco Mundial. Van Trotsenburg prometió un respaldo “con hechos, no solo con palabras”, indicaron fuentes oficiales. El Banco Mundial implementó una línea de préstamo para la compra de vacunas, pero el Gobierno por el momento ha desistido de usarla.

La parada más importante de la visita ocurrirá mañana. Guzmán se reunirá por la tarde con Georgieva en la sede del Fondo, luego de mantener un encuentro por la mañana con los técnicos del FMI. Fuentes oficiales indicaron que el miércoles, el Día de la Memoria, Guzmán tiene previsto cerrar su gira con una reunión en el Departamento del Tesoro, pero no indicaron a quién verá. El Tesoro no respondió las consultas de LA NACION sobre ese encuentro. Guzmán y su comitiva regresarán luego a Buenos Aires.

Guzmán llegó a Washington luego de un paso gélido por Nueva York. Pudo armar un encuentro con apenas ocho inversores y analistas de Wall Street, sin la presencia de algunos de los grandes acreedores con los que negoció el canje de la deuda como BlackRock, Ashmore, Fidelity o T. Rowe. El ambiente distaba de ser el más propicio. Los papeles de la deuda, que Guzmán reestructuró hace menos de un año, cayeron a un valor que indica que el país se encamina a otro canje en el futuro. Analistas que siguen el caso argentino dicen que pocas veces vieron tanta frustración y decepción en la comunidad inversora con el país, y muchos en el mercado esperan un acuerdo con el Fondo –que muchos creen despejaría el horizonte– recién para después de las elecciones legislativas de octubre.

Estamos trazando un camino consistente y sostenible para la Argentina, con previsibilidad y reglas de juego claras que favorezcan un ambiente propicio para las decisiones económicas”, dijo en esa reunión Guzmán, según un comunicado del Palacio de Hacienda.

Su primer actividad en Washington fue una reunión con funcionarios argentinos en la embajada argentina. Estuvieron el embajador, Jorge Argüello; Chodos, Nahón, y los colaboradores que viajaron con el ministro: la jefa de Gabinete del Ministerio de Economía, Melina Mallamace; la secretaria de Asuntos Internacionales, Maia Colodenco, y su secretario privado, Pablo Salinas.

Guzmán y el staff del Fondo han dado sobradas muestras de que están en la misma sintonía. En Estados Unidos predomina la idea de que la traba principal para avanzar hacia un acuerdo final con el Fondo que permita postergar los pagos por casi US$45.000 millones es la falta de consenso político en el Frente de Todos sobre el plan económico que quiere poner en marcha el ministro.

En Wall Street y en Washington predomina la idea de que el gobierno de Alberto Fernández, donde ha ganado influencia la vicepresidenta, Cristina Kirchner, ha decidido postergar decisiones difíciles –es decir, las condiciones que llegarían atadas a un nuevo programa con el Fondo– para eludir un ajuste mayor y lograr el mejor resultado posible en las próximas elecciones legislativas, en las que se juega el control del Congreso. Los inversores aguardan ese programa para tener un sendero nítido sobre el rumbo de la economía.