Guterres llama a un alto el fuego en Etiopía y a garantizar ayuda humanitaria

·2  min de lectura

Naciones Unidas, 19 ago (EFE).- El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, hizo un llamamiento este jueves a las partes en conflicto en Etiopía para que alcancen un alto el fuego, se permita el acceso de la ayuda humanitaria y se creen las condiciones para un diálogo interetíope que avance hacia la paz.

"Es hora de que todas las partes reconozcan que no existe una solución militar y que es fundamental preservar la unidad y la estabilidad de Etiopía, que son fundamentales para la región y más allá", dijo Guterres en unas declaraciones a los medios.

El secretario de la ONU apuntó que hacía este llamamiento para darle una "oportunidad a la paz".

Guterres resaltó que las condiciones humanitarias son "infernales", que millones de personas necesitan ayuda, que la infraestructura ha sido destruida y que "la expansión del conflicto ha atrapado a más personas en el horror".

"Hemos escuchado relatos de primera mano de mujeres que han sido sometidas a una violencia indescriptible", dijo.

Asimismo, subrayó que la ONU continuará trabajando junto con la Unión Africana y sus socios regionales e internacionales "para apoyar al pueblo etíope en el camino hacia la paz y la reconciliación".

El pasado 4 de noviembre estalló la guerra entre el Gobierno central y la región de Tigray, cuando el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, lanzó una ofensiva contra el Frente Popular de Liberación Tigray (FPLT) -que gobernaba la región hasta entonces- tras una escalada de las tensiones políticas durante los meses anteriores y en represalia por un ataque contra una base militar federal.

Aunque tras un "alto el fuego unilateral humanitario" anunciado el pasado 28 de junio el Ejército se retiró de varias ciudades -incluida Mekele (capital de Tigray)-, las fuerzas de la región vecina de Amhara, que habían anexionado de facto durante el conflicto el oeste de Tigray -sobre el que reclaman su derecho histórico-, permanecieron sin moverse.

Desde entonces, el conflicto se ha expandido a las vecinas Afar (este) y Amhara (oeste y sur).

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) aseguró hoy que la situación en Tigray "continúa siendo impredecible y volátil" y que las fuerzas tigreñas continúan sus movimientos en Amhara y Afar.

La OCHA subrayó que el acceso humanitario a la región continúa estando restringido y que solo hay una vía de acceso a través de la región de Afar, que es insegura.

Desde el inicio de la guerra, miles de personas han muerto, cerca de 2 millones se han visto desplazadas internamente en la región y al menos 75.000 etíopes han huido al vecino Sudán, según datos oficiales.

Además, la ONU alertó a principios de julio de que ya hay unas 400.000 personas en condiciones de hambruna en Tigray y 1,8 millones al borde de ella.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.