Guterres afirma que el Sahel es una "prioridad absoluta" para la ONU

·3  min de lectura

Niamey, 2 may (EFE).- El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, afirmó que la región africana del Sahel es una "prioridad absoluta" para la organización y que los ataques terroristas que se producen en ella no solo sólo un problema regional o africano, sino una "amenaza global".

Guterres se encuentra hoy en Níger, uno de los países que conforman la franja del Sahel afectada especialmente por el terrorismo, la pobreza y el cambio climático, dentro de su gira africana de solidaridad por el ramadán, que le ha llevado ya a Senegal y acabará en Nigeria.

En Niamey, Guterres participó con el presidente nigerino, Mohamed Bazoum, en las celebraciones del Eid el Fitr, que marcan el fin del ramadán.

En una comparecencia conjunta, el secretario general de la ONU saludó "la vía democrática en Níger", que calificó de "un ejemplo para la región", donde se han producido golpes de Estado en Burkina Faso, Guinea-Conakri y Mali en los últimos meses.

"La paz, la estabilidad y la prosperidad de Níger y del conjunto del Sahel representan una prioridad absoluta para las Naciones Unidas", dijo Guterres en Níger, el país que acogerá a partir de ahora la misión antiterrorista francesa tras replegarse de Mali por tensiones con su gobierno golpista.

Guterres añadió que "mientras los ataques terroristas continúen aumentando en el Sahel y se extiendan hacia los estados del Golfo de Guinea, la comunidad internacional debe darse cuenta de que ya no se trata solo de una cuestión regional o africana, sino de una amenaza global".

Asimismo, Guterres animó a la comunidad internacional a "invertir a fondo en el refuerzo de las capacidades del Ejército de Níger desde el punto de vista financiero, de equipamiento y de entrenamiento", en vista de la buena actuación de sus fuerzas armadas contra el terrorismo.

Y también a luchar "contra las causas profundas" de la crisis de seguridad, entre las que mencionó la pobreza, la exclusión, la impunidad, la inseguridad alimentaria y la crisis climática, que "exacerban las tensiones intercomunitarias y continúan alimentando el extremismo violento".

Ante una situación que evoluciona rápidamente, para Guterres "la comunidad internacional no está a la altura", en vista de la bajada de las actividades humanitarias en la región, lo que calificó de "absolutamente inconcebible".

Guterres mencionó el problema del cambio climático que sufren los países africanos, que no son, apuntó, responsables de ello, y que padecen sequías, inundaciones y otros fenómenos extremos cada vez con más frecuencia.

"Los países desarrollados deben cumplir su promesa de asignar 100.000 millones de dólares para a lucha contra el cambio climático en los países en desarrollo", dijo, y en el caso de Níger exhortó a los donantes de fondos a apoyar el país "en un momento de gran incertidumbre ante la próxima temporada agrícola".

Tras su visita a Níger, Guterres viajará a Nigeria, donde prevé entrevistarse con el presidente del país, Muhammadu Buhari.

Guterres enlaza esta gira con las visitas que efectuó esta semana a Moscú y Kiev para abordar la guerra en Ucrania y tiene previsto regresar luego a Nueva York.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.