Los supervisores son optimistas con la recuperación pero piden prudencia

·3  min de lectura

Madrid, 5 jul (EFECOM).- Los representantes de las autoridades reguladoras y supervisoras europeas se han mostrado este lunes optimistas con el ritmo que está cogiendo la recuperación económica en España y en Europa, pero han insistido en recomendar prudencia a la banca, que debe vigilar su rentabilidad y sus niveles de impagos.

También se han mostrado de acuerdo en pedir una regulación más homogénea para las grandes plataformas digitales que ofrecen ya algunos servicios financieros sin estar sometidos a las mismas exigencias legales, fiscales o sectoriales que los bancos.

Durante la primera jornada del Encuentro del Sector Financiero organizado por la escuela de negocios IESE y por la empresa de servicios EY, los supervisores también han abordado el reto del cambio del modelo de negocio de la banca y de la economía en general a otro más sostenible y respetuoso.

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha pedido una retirada "gradual" de los diferentes estímulos para no poner en peligro la recuperación económica y ha destacado la efectividad de esas medidas, que han limitado las quiebras de empresas y han logrado contener el desempleo.

También ha advertido de que la banca debe mejorar su rentabilidad, que sigue estado "claramente" por debajo del coste de capital, con recetas como las fusiones, incluidas las transfronterizas, que serían "muy deseables" en un mercado bancario europeo que ha demostrado que funciona, aunque no haya completado aún su unión.

En la misma línea, el presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), José Manuel Campa, ha mencionado otro de los retos de la banca: su papel canalizador de los fondos europeos cuando lleguen, para lo que tienen que mejorar los mecanismos de identificación y gestión de los riesgos, así como la transparencia y la gobernanza.

Por su parte, el presidente del Consejo de Supervisión del BCE, Andrea Enria, ha considerado que la banca podrá retomar sus planes de reparto de dividendos previos a la pandemia a partir de octubre, y ha insistido en que la decisión debe ser de cada entidad.

La recomendación a la banca en contra del reparto de dividendos, hecha por el BCE en mayo de 2020, ha sido "positiva" pues les ha permitido reforzar sus balances y recuperarse antes, así como la posibilidad de utilizar sus colchones de capital, en combinación con las "masivas y efectivas" medidas monetarias y fiscales tomadas, ha recordado.

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha celebrado, por su parte, la fortaleza de la recuperación económica, pero ha dicho que aún hay que acometer reformas estructurales y reducir los niveles de deuda pública para afrontar futuras crisis.

También ha considerado que hay que transformar la economía para que se den las condiciones que permitan a un millón o millón y medio de personas encontrar empleo y se ha mostrado convencido de que las previsiones macro permiten pensar que no habrá un "tsunami" de préstamos impagados, con lo que la morosidad crecerá a un ritmo "mucho menor" del que se esperaba el año pasado.

El presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), José Carlos García de Quevedo, ha destacado que "cuando funciona la colaboración pública y privada a todos los niveles este país puede hacerlo muy bien en comparación con otros países del entorno".

Como ejemplo, ha citado las líneas del ICO para conceder liquidez a las empresas más afectadas por la crisis del coronavirus, que han permitido conceder más de 125.000 millones a través de 1,1 millones de operaciones desde el inicio de la crisis.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.