Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón conversan de la juventud

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 14 (EL UNIVERSAL).- El trabajar en el Séptimo Arte y vivir fuera del país no es excusa para que Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro no se preocupen y ocupen por lo que ocurre en el país, muestra de ello ha sido las diversas ocasiones en las que los cineastas mexicanos han alzado la voz cuando creen que se está cometiendo una injusticia.

En septiembre pasado, cuando se anunció el recorte presupuestal al cine mexicano, Del Toro y Cuarón expresaron su descontento y consiguieron entablar un diálogo con las autoridades.

Para ambos cineastas en estos momentos, el mundo del entretenimiento y la sociedad están viviendo momentos convulsos, y si bien consideran que es un momento muy complicado para ser joven, también confesaron que son estos momentos en los que los jóvenes están siendo los más propositivos.

"Definitivamente estamos viviendo un momento de devastación y de división muy grueso. Se nos dice constantemente todo lo diferentes que somos unos de otros, por mil razones: raza, color de piel, por lo que sea y la verdad es que hay una destrucción de la unidad muy fuerte y llega por todos lados. Y es un momento interesante para hacerse estas preguntas", confesó Del Toro.

El director tapatío y Cuaron tuvieron este sábado el conversatorio titulado "Monstruos y silencios: Narrativas para un siglo turbulento", en la que durante casi dos horas los cineastas mexicanos hablaron de sus inicios en el cine, su preocupación por las nuevas generaciones y el cómo agradecen ser adultos en estos momentos tan convulsos.

"Qué difícil es ser joven ahorita y me da cierto confort estar gordo, viejo y canosón porque digo: ‘qué bueno que tocó algo diferente’ porque esto que estamos viviendo es muy difícil para mí. Hay un clima muy de miedo en todos los ámbitos y hay una idea de que la narrativa tiene que servir, no representar, una ideología y el error es que la ideología termina no representando a nadie", detalló Guillermo.

Los realizadores mexicanos detallaron que afortunadamente las redes sociales y el internet y la vena política y social de los jóvenes han hecho que hoy la fuerza y el poder resida en las nuevas generaciones y en los grupos sociales y no en las figuras de autoridad.

"La esperanza y el poder ya no está en las figuras de gobierno, sino en los grupos ciudadanos, en las iniciativas individuales, personales, de grupo, fuera del ámbito de gobierno; esa es la gran esperanza, es donde se tiene que acabar el silencio y visibilizar a los monstruos verdaderos", indicó el director de "La forma del agua".

La relación que existe entre Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro los ha hecho hablar sin tapujos, de manera honesta y a veces escuchado lo que no quieren oír pero si lo que necesitan, situación que ha llevado a que la amistad que tienen y en la que también incluyen a Alejandro González Iñárritu ha perdurado los años y las distancias.

Durante la charla, Guillermo dijo que algo que les ha funcionado en su amistad ha sido hablar de manera sincera y siempre brutal.

"Una cosa que realmente me ha dado fuerza a un nivel muy íntimo y conmovedor ha sido la amistad con Alejandro y contigo. Eso a nivel identitario es una confirmación de que al final de la vida con lo último que te quedas son los compas. El pacto entre los tres es la neta decir la neta. Recuerdo el viaje por carretera entre Francia e Italia, que fue como un (la película) 'Y tu mamá también', pero mal casteada (con mal elenco) y sin Maribel Verdú, platicando todas las tonterías, todo lo difícil y todo lo duro y terminamos cambiando papeles", expresó Guillermo.

El conversatorio titulado "Monstruos y silencios: Narrativas para un siglo turbulento" tendrá una repetición el próximo domingo 16 de noviembre a las 16:00 horas y lo recaudado será a beneficio del Grupo Solidario Ubuntu AC y la AMPAG.