Guillaume Gómez: El "gastrodiplomático" que sirve a Francia desde el Elíseo

·2  min de lectura

San Sebastián (España), 15 nov (EFE).- Es francés, hijo de emigrante andaluz y supo que quería ser cocinero desde muy niño. Guillaume Gómez tiene sólo 42 años y una larga carrera como chef, gran parte de la cual desarrolló en el Palacio del Elíseo, donde dio de comer a cuatro presidentes y desde donde ahora ejerce de embajador de la gastronomía gala.

Gómez fue uno de los invitados este lunes en la primera jornada de ponencias de San Sebastián Gastronomika (norte de España), donde hizo gala de su condición diplomática y no desveló ningún secreto de los mandatarios a los que sirvió en los últimos 20 años: Jacques Chirac, François Hollande, Nicolas Sarkozy y Emmanuel Macron.

Fue este último el que le nombró embajador culinario de Francia, pero dijo que la "gastrodiplomacia" no es algo que el actual presidente de la República haya "sacado de la chistera" y ha recordado la famosa sentencia con la que supuestamente Talleyrand se dirigió a Napoleón: "Deme buenos chefs y yo haré buenos tratados".

"Si la política divide a los hombres, la buena mesa los reúne. A través de la cocina se deslumbra, se trabajan las relaciones. La cocina es la expresión de un territorio y eso en los países ricos es donde mejor se ve", destacó Guillaume Gómez.

Aseguró que tuvo suerte porque a los tres años ya quería ser cocinero, una vocación a la que se mantuvo fiel en una época en la que trabajar en los fogones "no era algo tan glamuroso" y pese a que, a las 14 años, su profesor de matemáticas alertó a sus padres de la elección de su hijo de trabajar como aprendiz en un restaurante, ya que prácticamente no lo consideraba una profesión.

Gómez afirmó que, desde entonces, nunca le ha faltado trabajo, estuvo a las órdenes de "excelentes maestros", y fue nombrado incluso "artesano" de Francia.

Al Elíseo llegó con la idea de pasar por esa experiencia un par de años, pero ya lleva dos décadas, en las que se dedicó a confeccionar los menús para cuatro presidentes con gustos muy distintos, aunque no le gusta hablar de los platos preferidos de cada uno.

Tampoco quiso pronunciarse sobre quién de ellos ha sido el "más gourmet". "Todos conocen bien la gastronomía. Si a uno no le gustan determinados platos, no quiere decir que sea menos gourmet que otro", manifestó.

"Ahora sirvo a Francia de una manera diferente", señaló el chef de ascendencia española, que explicó que cuando va a tener lugar una visita de Estado, él diseña el menú en función de diversos factores, que pasan por informarse a fondo de los gustos del invitado y de su país de procedencia, aunque el visto bueno final lo da el propio Macron.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.