Guiño electoral: Horacio Rodríguez Larreta se mostró junto a Margarita Stolbizer, Ricardo López Murphy y Facundo Manes

Inés Beato Vassolo
·4  min de lectura

Con un fuerte llamado a crear consensos, referentes del ala "dialoguista" de Juntos por el Cambio () compartieron escenario con dirigentes independientes y del progresismo a los que buscan acercar de cara a las próximas elecciones. En una foto pensada para enviar un fuerte mensaje político también no solo hacia afuera de la coalición opositora, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Rogelio Frigerio y Martín Lousteau se mostraron con Margarita Stolbizer, Ricardo López Murphy y Facundo Manes.

Convocados en la vieja sede del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) con la excusa de un nuevo "día del amigo desarrollista", y luego de meses de intercambios virtuales, los disertantes pivotearon entre el pasado, el presente y el futuro del desarrollismo en la Argentina, a partir de frases pronunciadas durante el discurso que Arturo Frondizi ofreció en el inicio de las sesiones legislativas de 1958.

La vacuna, el dólar y el fallo de la Corte modificaron el clima en la Casa Rosada

La convocatoria dejó en evidencia los buenos términos de la relación que el jefe de gobierno porteño, la exgobernadora bonaerense (que participó de manera virtual), el exministro del Interior y el senador radical buscan afianzar con la líder del GEN, el exministro de Economía y el neurocientífico.

"Eliminar los motivos de odio, los pretextos de revancha y la persecución", fue la frase de Frondizi que leyó el jefe de gobierno porteño y eligió trasnpolar a la actualidad. "Esto más actual no puede ser. Hay que terminar con la grieta. Es el desafío más difícil que tenemos hoy en la Argentina para lograr un plan de desarrollo a largo plazo", indicó Rodríguez Larreta.

El jefe de gobierno porteño retomó el suceso de la quita de coparticipación de la Nación a la Ciudad como ejemplo de un hito "desafortunado" que no obstaculizó su gestión de la pandemia con el presidente Alberto Fernández. "La construcción de puentes es imprescindible para fijar los objetivos de nuestro país", concluyó.

Tras respaldar la necesidad del diálogo, López Murphy insistió en remarcar que siempre tuvo "grandes discrepancias con el desarrollismo", aunque destacó "la voluntad de la familia Frigerio para debatir los temas".

"Quisiera reconocer la afabilidad, la tolerancia y la apertura para quienes invitan sabiendo que van a escuchar una opinión muy opuesta a la que han sostenido, y eso es muy acertado, ahora", sostuvo el exfuncionario de Fernando de la Rúa, y agregó: "La capacidad de dialogar es parte de la convivencia civilizada, y eso era algo que compartíamos con Don Rogelio y la familia Frigerio".

En la misma línea, el exministro Rogelio Frigerio, nieto homónimo del referente desarrollista y ministro de Frondizi, fue el encargado del discurso inaugural y destaco: "En la Argentina tiene que haber consensos básicos para poder dejar atrás las épocas de deterioro del entramado social y productivo".

Frigerio retomó palabras de Frondizi en las que el expresidente aseguraba que "sin previsión no hay inversiones, y, sin ellas, no hay desarrollo posible". El exfuncionario macrista tradujo aquella sentencia en otra fórmula, "sin confianza no hay inversión", y advirtió que "eso certifica que la economía está subordinada a la política".

"La política tiene que dar señales para que los planteos económicos puedan tener éxito en su implementación", dijo Frigerio, y concluyó: "Celebro todas las reuniones que podamos tener en el futuro para ponernos de acuerdo en nociones básicas".

Stolbizer, por su parte, destacó que los desarrollistas de los años 60 "nunca descalificaron al otro para fijar sus posturas" y, en ese sentido, indicó que "la fragilidad de la Argentina requiere un acuerdo y un diálogo" que supere la grieta. "La forma de honrar a Frigerio, a Frondizi y a Alfonsín es dejar de mirar hacia atrás para buscar la culpa de los anteriores y hacernos cargo de lo que nos toca", sostuvo.

Además, la líder de GEN manifestó que los debates coyunturales son "sumamente pobres" y que "no se discute la calidad de las instituciones". En referencia a la disputa sobre la figura del Procurador General de la Nación, Stolbizer indicó: "Muchos dicen que hay que aceptar el mal menor. Ese es el voto de tener que elegir entre malos y peores y no discutir la calidad que la Argentina necesita".

La participación de Vidal fue breve. La exgobernadora bonaerense se sumó al debate de modo virtual y remarcó que para los desarrollistas "no había un desarrollo posible sin defensa de las instituciones". Además, destacó: "Otra idea de la cual ellos hablaban es la de la alianza entre sectores. En un momento en que nos cuesta tanto encontrarnos, esto es oportuno".

Vidal llamó a "encontrar puntos de encuentro desde valores comunes" y sostuvo, tras citar palabras de los desarrollistas, que "la historia no perdonaría la desunión ni la pasividad".

Por su parte, Lousteau destacó que, durante el desarrollismo "no había haraganería intelectual", sino "un diagnóstico del país y una visión clara para encarar una transformación". En esa línea, el senador llamó a "recuperar una visión intelectualmente más robusta para transformar el Estado".

"Tenemos que salir de donde estamos emocionalmente y ser más ambiciosos con las transformaciones que queremos tener a largo plazo", indicó Lousteau, y advirtió que la conformación de un Estado "sensible y riguroso" exige un "trabajo de retroalimentación mutua entre el sector público y el privado".