¿Por qué Guerrero fue suplente con Perú?

Por MAURICIO SAVARESE
1 / 2
Paolo Guerrero, de Perú, se lamenta durante el partido del Mundial que su equipo perdió ante Dinamarca el sábado 16 de junio de 2018, en Saransk, Rusia (AP Foto/Efrem Lukatsky)

SARANSK, Rusia (AP) — Perú peleó medio año por llevar a Paolo Guerrero al Mundial y sobre la hora del torneo en Rusia logró ganar una batalla legal para que su goleador histórico entrara en el plantel de 23 jugadores.

Al tocarle la hora del debut en el primer campeonato del mundo de Perú en 36 años, Guerrero arrancó en la banca de suplentes.

Para el choque contra Dinamarca, que los blanquirrojos perdieron 1-0 el sábado, el técnico Ricardo Gareca prefirió arrancar con Jefferson Farfán, acompañado por Edison Flores y André Carrillo. ¿La razón? El escaso rodaje de juego de Guerrero en los últimos meses por culpa de la suspensión por un caso de dopaje.

“Triste porque el equipo hizo un gran partido y tuvo muchas situaciones de gol. Infelizmente no pudimos convertir”, comentó Guerrero, quien reemplazó a Flores a falta de media hora para el final.

Guerrero es el goleador histórico de la selección, con 35 dianas, pero había jugado poco tras una suspensión que fue levantada recién hace dos semanas por una jueza suiza.

Esa falta de actividad, limitada a unos amistosos contra las mundialistas Arabia Saudita y Suecia, fue lo que pesó en la decisión de no incluirle en el once titular para enfrentar a los daneses en Saransk.

“Son decisiones y, dentro de ese análisis, creíamos que lo más conveniente era arrancar de esa manera, teniendo en cuenta la falta de continuidad. Hay que recordar que fue el último en integrarse a la selección”, justificó el técnico argentino.

El ariete de 34 años fue sancionado tras dar positivo por un metabolito de cocaína en un control realizado tras el partido contra Argentina por las eliminatorias mundialistas de Sudamérica en octubre del año pasado.

Guerrero no tardó en hacerse sentir.

Apenas dos minutos después de pisar cancha, su cabezazo a boca de jarro exigió una gran atajada del arquero Kasper Schmeichel. Más tarde, rozó el gol con un tacón hacia atrás que salió apenas desviado.

“Estoy tranquilo, siempre hay que respetar las decisiones del profesor”, dijo Gareca. “Cuando él me requiera, estaré preparado. El próximo partido va a ser duro, pero tenemos condiciones de ganar”.

Gareca destacó el nivel de Guerrero, lo que sería una buena señal para el próximo partido contra Francia el jueves en Ekaterimburgo.

“Entró muy rápido en juego, entró muy bien en el clima”, apuntó Gareca.

Pese a la derrota, Guerrero dijo que Perú no se da por vencido en este Mundial: “Tenemos que levantar la cabeza rápido contra Francia y definir contra Australia la clasificación”.