La guerra en Ucrania recorre todas las conversaciones de Alberto Fernández en EE.UU.

·4  min de lectura
Arribo de la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva; al Consulado argentino
Arribo de la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva; al Consulado argentino, donde se reunió con Alberto Fernández - Créditos: @Presidencia

NUEVA YORK.- Lo habló con Kristalina Georgieva, y con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa. Y uno de los temas excluyentes que, se prevé, tocará esta noche, en una suerte de reunión bilateral informal, fuera de agenda, que se prevé tendrá con Emmanuel Macron, durante una cena a la que fue invitado por el líder francés. El canciller, Santiago Cafiero, lo discutió con el secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken, y se llevó un mensaje: el conflicto será largo .

La guerra en Ucrania ha estado presente en todas las conversaciones del presidente Alberto Fernández en Nueva York, según describen fuentes de la comitiva presidencial. Se trata de una nítida señal de la enorme preocupación global que genera el enfrentamiento en Europa del este, pero también de la importancia estratégica que muchos –sobre todo en Estados Unidos y en Europa– ven en la Argentina, ahora un eventual maná de estabilidad para el sacudido mercado energético gracias a sus reservas de gas , aún en su mayoría enterradas.

“Habló con Macron mucho estas semanas por este tema y quedaron en seguirlo esta noche cuando se encuentren. Lo mismo con Pedro Sánchez, que es el más activo con el tema de la posible hambruna en África porque España es el ingreso de los refugiados africanos y esto la complica particularmente, más allá de lo humanitario”, señalan en la comitiva presidencial, sobre los diálogos presidenciales.

La guerra en Ucrania –que esta semana cumplirá siete meses– es este año el evento geopolítico excluyente de la Asamblea General de las Naciones Unidas. El conflicto cambió el entramado de alianzas globales, agravó el rebrote inflacionario que ya había desatado la salida de la pandemia del coronavirus y revitalizó la histórica alianza intercontinental entre Estados Unidos y Europa. Para la Argentina, el conflicto trajo más costos que beneficios: elevó el precio del gas, que la Argentina importa durante el invierno, y le dio un nuevo empujón a la inflación, un problema que el país acarrea desde hace décadas y genera más pobreza.

La guerra tuvo también un espacio en el mensaje que dará Alberto Fernández ante la Asamblea General. Fue la primera vez que el mandatario se pare detrás del emblemático atril de la sala principal ante los líderes y dignatarios del mundo. Alberto Fernández se quedó trabajando anoche en los últimos retoques de su mensaje, que repasó con sus colaboradores esta mañana. Pidió el cese de las hostilidades, y dejó un reclamo por las decisiones que se toman en el mundo desarrollado que tienen un impacto “en el sur”.

“Estamos a tiempo de frenar varias de las amenazas que enfrenta la humanidad. Las injusticias que observamos sólo se agravarán si las posiciones extremas se instalan, si las guerras se sostienen en el tiempo profundizando el hambre y si una inflación persistente termina por corroer los ingresos de los más débiles”, dijo en su mensaje ante la Asamblea General.

Cumbre de la ONU y reunión con Georgieva: Alberto Fernández en Nueva York
Cumbre de la ONU y reunión con Georgieva: Alberto Fernández en Nueva York

Fernández se encargó de remarcar ante Georgieva el impacto de la guerra para la Argentina. Unas semanas atrás, el ministro de Economía, Sergio Massa, había dejado un número: la guerra le había costado al país alrededor de 20.000 millones de dólares por el mayor costo de importar energía –un problema que arraigado en la política energética argentina, y no ya en el conflicto–, y la pérdida de una ampliación del swap con China y de la cesión de los Derechos Especiales de Giro (DEG) que recibió Rusia del Fondo. “Hizo una mención expresa al impacto de la guerra”, señalaron fuentes oficiales.

En su encuentro con Blinken, que sirvió para reforzar la buena relación de trabajo que se ha forjado entre Buenos Aires y Washington, Cafiero también tocó el conflicto. Blinken le advirtió que será largo. La última avanzada ucraniana, que le permitió a las tropas del Presidente Volodimir Zelensky recuperar parte del territorio que los rusos habían capturado en el este del país, dio vuelta la dinámica del conflicto, pero también elevó el temor a una escalada nuclear.

El presidente norteamericano, Joe Biden, se refirió a esa posibilidad en una entrevista con el programa 60 Minutes que se emitió este domingo. Al ser consultado acerca de qué le diría a Vladimir Putin sobre el potencial uso de armas nucleares, Biden respondió: “No. No. No. Cambiará el rostro de la guerra como nunca antes desde la Segunda Guerra Mundial”, advirtió el mandatario. ¿Cuál sería la respuesta de Estados Unidos? “Por supuesto, no lo voy a decir. Será consecuente. Se convertirán en más parias en el mundo que nunca. Y dependiendo de la extensión de lo que hagan, determinará qué respuesta ocurrirá”, señaló el mandatario.

En Nueva York, en el primer encuentro presencial de la Asamblea General desde que la pandemia del coronavirus trastocó los hábitos, la guerra en Ucrania es el tema excluyente. Y nada sugiere que dejará de serlo pronto.