La guerra en Nagorno Karabaj: derriban un helicóptero y mueren dos soldados rusos

LA NACION
·3  min de lectura

MADRID.- Por lo menos dos militares rusos murieron hoy después de que su helicóptero militar fuera derribado por Azerbaiyán cuando sobrevolaba una zona del espacio aéreo armenio situado cerca de la frontera común, en medio del conflicto entre ambos países en la región de Nagorno-Karabaj.

El Ministerio de Defensa ha detallado en un comunicado que el aparato, un Mi-24, ha sido objetivo de un disparo por parte de un sistema antiáereo cuando acompañaba a un convoy de vehículos (...) en el territorio de Armenia, en el espacio aéreo cercano al asentamiento de Yerasj, cerca de la frontera con Azerbaiyán".

Coronavirus: advierten en Italia que la situación está "fuera de control" y los médicos reclaman un confinamiento total

Yerasj se encuentra situado en el suroeste de Armenia, cerca de la frontera con el enclave azerí de Najicheván, una zona alejada de los recientes combates en Nagorno Karabaj.

"Los dos ocupantes han muerto y uno fue evacuado con heridas de carácter moderado a una base aérea", ha señalado, sin atribuir responsabilidades a ninguna de las partes, según ha informado la agencia rusa de noticias TASS.

En respuesta, el Ministerio de Exteriores de Azerbaiyán ha confirmado la responsabilidad de Bakú en lo sucedido y se ha disculpado ante Moscú por este "trágico incidente". "Ha sido un accidente y no es un ataque contra Rusia", ha manifestado.

El Ministerio, que ha mostrado la disposición de las autoridades armenias "a pagar las compensaciones apropiadas", ha detallado que helicóptero "voló muy cerca de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán mientras había combates militares activos en la zona de Nagorno Karabaj".

"El vuelo tuvo lugar en la oscuridad, a baja altitud, fuera de la zona de detección del radar de la defensa aérea. No se habían visto previamente helicópteros de la Fuerza Aérea rusa en la zona", ha explicado, según ha recogido el portal azerí de noticias Trend.

Así, ha recalcado que "ante estos factores y a la luz de la tensa situación en la región y el aumento de las capacidades de combate ante posibles provocaciones de Armenia, las tropas decidieron abrir fuego".

Rusia mantiene una presencia militar permanente en Armenia como parte de un pacto de alianza tras la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

La región de Nagorno Karabaj, cuya soberanía se disputan desde hace décadas Armenia y Azerbaiyán, está sufriendo una espiral bélica desde finales de septiembre. Los enfrentamientos se mantienen a pesar de que se han acordado tres altos el fuego que han sido incumplidos en cuestión de horas.

La región forma parte oficialmente del territorio de Azerbaiyán pero tiene mayoría de población armenia y está controlada de facto por Armenia desde el final de la última guerra, en 1994, cuando las fuerzas militares armenias se hicieron con el control de este enclave y de varios distritos azeríes colindantes.

Elecciones EE.UU.: revelan que Donald Trump está pensando en postularse en 2024

Con más de mil muertos, la reciente ola de enfrentamientos ha sido la más mortífera desde que ambos países libraran la guerra a finales de los años ochenta, mientras que decenas de miles de civiles se han visto obligados a desplazarse ante el recrudecimiento de los ataques, según Naciones Unidas.

Agencia DPA