La guerra de las mascarillas se intensifica en el sur de EEUU

·3  min de lectura
Una profesora camina con un estudiante utilizando mascarillas en el primer día de clases, en medio de la pandemia de coronavirus, en la St. Lawrence Catholic School en North Miami Beach, Florida, EEUU

Por Peter Szekely y Tyler Clifford

18 ago (Reuters) - El superintendente del mayor distrito escolar de Florida trató de imponer el miércoles la obligación de llevar mascarilla, en el último capítulo de una batalla política por el coronavirus en el sur de Estados Unidos, donde ocurren la mayoría de las infecciones.

El superintendente Alberto Carvalho de las escuelas públicas del condado de Miami-Dade buscó la aprobación de la junta escolar el miércoles para requerir que la mayoría de los 360.000 estudiantes del distrito se cubran la cara, desafiando la prohibición del gobernador Ron DeSantis a exigir mascarillas.

"Voy a ir a la reunión de mi propio consejo escolar y voy a hacer lo que es correcto, justo y recto", dijo en una reunión del Departamento de Educación del estado a primera hora del miércoles.

El gobernador firmó el mes pasado un decreto que prohíbe a los funcionarios locales imponer exigencias de mascarillas. Al igual que otros republicanos, DeSantis ha calificado su uso como una elección personal que, en el caso de los estudiantes, deben hacer los padres.

La Junta de Educación del estado votó el martes por unanimidad para castigar a los condados de Broward y Alachua por imponer mascarillas en las escuelas desafiando la orden del gobernador, informaron los medios locales.

Son los primeros en ser castigados, aunque no se han tomado medidas concretas, dijeron medios locales.

MÁS DE 1.000 MUERTES DIARIAS

Las muertes por COVID-19 en Estados Unidos alcanzaron el martes un máximo de cinco meses, mientras los funcionarios estatales y locales discutían sobre las exigencias de mascarillas en todo el sur, a medida que la variante altamente contagiosa Delta se propagaba.

El martes se informó de la muerte de más de 1.000 personas, la mayor cantidad en un día desde marzo, después de que el número de muertes por el virus se disparó durante el último mes a una media diaria de 769, según un recuento de Reuters.

La propagación de la variante Delta ha perturbado el nuevo curso escolar en algunos estados del sur y ha llevado los nuevos casos en Estados Unidos a un máximo de seis meses, con una media de más de 100.000 al día en los últimos 12 días, según el recuento.

En Tampa, Florida, casi 5.600 estudiantes y más de 300 empleados de un único distrito escolar permanecían el miércoles en aislamiento o cuarentena tras haberse contagiado de COVID-19 o haber estado expuestos a él.

Florida fue el tercer estado del país con mayor número de nuevas infecciones por coronavirus la semana pasada, mientras que Texas, donde el gobernador Greg Abbott también ha estado en desacuerdo con algunos funcionarios locales sobre el uso de las mascarillas, fue el duodécimo, según un recuento de Reuters.

Los 10 estados con más casos nuevos están todos en el sur.

Las vacunas protegen a las personas de enfermedades graves, hospitalizaciones y la muerte después de contraer el coronavirus, pero las personas vacunadas aún pueden infectarse y transmitirlo, han dicho los funcionarios de salud pública.

(Reporte de Peter Szekely y Tyler Clifford en Nueva York y Anurag Maan en Bangalore; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.