Como en la Guerra Fría: Rusia condenó a 16 años a un supuesto espía norteamericano

LA NACION

MOSCÚ.- Un ex marine norteamericano, Paul Whelan, fue condenado este lunes a 16 años de cárcel por espionaje en Rusia, un caso que puede enturbiar las relaciones entre los dos países.

Según anunció un juez del tribunal de Moscú que lo juzgó, Paul Whelan, 50 años, purgará la pena en un "campo con régimen estricto".

El norteamericano, presente en la sala durante la audiencia, anunció que apelará y denunció una "farsa judicial".

Cambio de hábitos. Así viajaremos en avión en la nueva normalidad

El ex marine de 50 años, detenido en un banquillo de vidrio durante la audiencia, volvió a clamar su inocencia y pidió al presidente norteamericano, Donald Trump, intervenir en su favor.

Whelan fue detenido en diciembre de 2018 en pleno "acto de espionaje", según los servicios de seguridad rusos, el FSB.

Estados Unidos se declaró "indignado" por la condena y exigió su liberación inmediata. En un comunicado, el jefe de la diplomacia norteamericano, Mike Pompeo, denunció "un proceso secreto, con pruebas secretas, y sin derechos apropiados para la defensa".

"Tenemos serias razones para creer que el Sr. Whelan ha sido privado de las garantías de un juicio justo, lo que se supone que Rusia debe garantizarle de acuerdo con sus obligaciones internacionales con los derechos humanos", agregó.

"El tratamiento de Paul Whelan por parte de las autoridades rusas ha sido terrible. Rusia no ha garantizado a Whelan una audiencia equitativa ante un tribunal independiente e imparcial; y durante su detención, puso en riesgo su vida al ignorar sus problemas de salud, incluso antiguos, y lo mantuvieron aislado de su familia y amigos, de una manera inaceptable", reclamó el secretario de Estado de Estados Unidos.

Agencia AFP