La guerra dificulta aún más la vida de los discapacitados visuales de Ucrania

·2  min de lectura

Por Nacho Doce

JÁRKOV, Ucrania, 17 ago (Reuters) - Viktor Solovyanenko ha salido lo menos posible desde que Rusia invadió Ucrania porque teme pisar municiones sin explotar u objetos afilados.

Forma parte de una pequeña comunidad de discapacitados visuales en la ciudad oriental de Járkov que pueden oír la guerra pero no pueden ver los daños causados por casi seis meses de bombardeos rusos.

"Potencialmente, podría estar pisando algo que podría explotar. Es horrible, realmente horrible. Es peligroso para mí salir a la calle", dijo Solovyanenko, de 54 años, a Reuters. "Intento caminar lo menos posible por la ciudad porque es peligroso".

Vive en un albergue gestionado por la Sociedad Ucraniana de Ciegos que dio cobijo a 60 personas antes de que Rusia invadiera Ucrania el 24 de febrero. Ahora muchos han huido al extranjero, pero quedan 18.

Solovyanenko toca las paredes para orientarse en el albergue, pero puede realizar tareas como planchar. Comparte las comidas con su compañera Natalia Pokutnia.

"Todo el mundo se ríe de esto, pero tengo buena memoria visual. Recuerdo dónde ir, pero si hay un pozo, seguro que me caigo en él", dice Pokutnia.

Como no puede ver, el comienzo de la guerra le resultó confuso y caótico.

"Al principio, no entendíamos lo que estaba pasando. En serio, todo se volvió muy caótico. Probablemente oí aviones, no los he visto, la gente me lo dijo", dijo.

"Inmediatamente nos cubrimos y cerramos la ventana para no ser visibles. Los chicos me dijeron que era horroroso, que veían manchas redondas amarillas volando. Aquí todo se movía y temblaba. Fue horrible".

Ucrania hizo retroceder a las fuerzas rusas de las afueras de Járkov en mayo, pero la ciudad, la segunda más grande de Ucrania, sigue bajo fuego. Rusia ha negado haber atacado a civiles, pero muchos edificios residenciales de la ciudad han resultado dañados.

(Redacción de Timothy Heritage; Editado en español por Vicente Valdivia)