Guerra por el agua: Nación se interpone ante el avance de una megaobra en Mendoza

Pablo Mannino

Mientras avanza el megaproyecto hidroeléctrico Portezuelo del Viento en Mendoza, que se asentará sobre el río Grande, principal afluente del Colorado, a pocos días de que se inicie la licitación internacional, el gobierno nacional decidió poner un freno y hacerle un guiño a La Pampa, lo que hizo sonar todas las alertas en tierra cuyana.

La novedad cayó como un balde de agua fría en la gestión de Rodolfo Suárez y en las empresas interesadas en la construcción del dique: el ministro de Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, decidió revocar el archivo que dispuso Mauricio Macri de un "laudo" que había pedido La Pampa sobre la obra hidroeléctrica, para que se tuviera en cuenta el impacto ambiental en la cuenca. De esta manera, ahora Nación dispuso convocar a todos los gobernadores que tienen injerencia en esta megaobra para analizarla en profundidad.

Así, las cinco provincias que integran el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO), deberán sentarse a discutir con el Gogbierno nacional. De esta manera, los mandatarios de Mendoza, La Pampa, Buenos Aires, Neuquén y Río Negro se verán las caras en el Consejo de Gobierno del COIRCO, el próximo 26 de junio.

Sorpresivamente, y a pocas horas de que el presidente Alberto Fernández pisara tierra pampeana, la Nación decidió dar de baja a la resolución de 2019 que "cajoneó" la solicitud de laudo presidencial reclamada por La Pampa en relación a la construcción del megacomplejo hidroeléctrico en Malargüe, en el sur mendocino. Esta decisión y la llamativa convocatoria llega después de un reclamo a las actuales autoridades nacionales efectuada por los gobernadores Sergio Ziliotto (La Pampa), Axel Kicillof (Buenos Aires), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Arabela Carreras (Río Negro), quienes busca que se debate a fondo las implicancias ambientales que supone la nueva obra de infraestructura hidroeléctrica.

"Estamos analizando esta decisión que tomó Nación. Ahora los abogados de la provincia nos dirán de qué se trata y los pasos que hay que seguir. La foto que tenemos hoy no es muy clara", explicó a LA NACION una alta fuente del gobierno de Mendoza.

En tanto, desde la vecina provincia de La Pampa celebraron el convite que hizo la Nación, para discutir uno de sus históricos reclamos sobre la baja cantidad de agua que llega a la provincia y el impacto que tendría la megaobra en cuestión sobre el ecosistema, un planteo similar al ya realizado en la puja por las aguas del río Atuel, que quedó en manos de la Corte nacional.

En tanto, en la resolución, De Pedro destacó que se trata de "una decisión a favor del diálogo y la construcción de consensos". Así, el ministro del Interior dejó sobre la mesa la apertura del juego en favor del reclamo de La Pampa. "Los gobernadores son los que tienen que hacer el esfuerzo de acordar lo relacionado a sus recursos compartidos, como lo es la cuenca del río Colorado, que pertenece a los bonaerenses, rionegrinos, pampeanos, mendocinos y neuquinos por igual", indicó el funcionario nacional, al tiempo que dejó en claro que el presidente "está convencido de que hay que trabajar con todos los distritos y sectores, sin distinciones, para encontrar soluciones comunes a los problemas de todos los argentinos, construyendo acuerdos".

En el seno del COIRCO, que es el organismo que administra la cuenca y liderado por el ministro del Interior, se pueden presentar planteos de intervención presidencial cuando hay desacuerdos internos. Así, en 2019 se registró el tercer pedido de "laudo" a Mauricio Macri para que arbitrara en el conflicto, en el que La Pampa expuso falencias sobre el proyecto mendocino, principalmente vinculadas a la falta de una declaración de impacto ambiental integral. Aseguran que "no hay un estudio de impacto ambiental regional (es decir en toda la cuenca) con posterior aprobación en Audiencia Pública en el Congreso Nacional, como lo establece la Ley de Obras Hidráulicas". Finalmente, en mayo del año pasado el pedido fue archivado por el ex ministro de Interior, Rogelio Frigerio. Ahora, con la revocatoria realizada por De Pedro, se vuelve a abrir el debate y en Mendoza comienzan a surgir temores a un posible freno a la "obra del siglo", la cual es financiada por Nación a raíz de los perjuicios que sufrió la provincia cuyana durante los años de promoción industrial.